¿Existen como tal los looks para hombres perezosos? ¡Oh si! Y yo voy, no sólo a proponerlos, sino también a defenderlos.

Hay días que lo único que te apetecería es hacer la croqueta en la cama y quedarte procastinando todo el día, pero por cualquier “fastidioso” motivo – llamémoslo compromiso laboral, social o familiar – tenemos que salir a la calle, ese terreno hostil e incómodo en el cual por norma general hay que estas vestido. Así que he pensado escribir sobre algunas ideas para vestirte cuando estas perezoso pero tienes que ir por “cohones” a algún sitio… ¡Y sin caer en el básico más básico del mundo como es la combinación vaquero y camisa/camiseta blanca! Que chico, se tiene que notas que esto es un blog de moda y el “uniforme” anterior está más visto que el TBO.

“Nunca tienes tiempo suficiente para hacer toda la nada que quieres” – Bill Watterson

¿Y quién mejor que yo para hablaros de este tema? Un hombre perezoso escribiendo sobre looks para hombres perezosos. Esta está muy muy cerca del periodismo de investigación, del cinema verité, del docu-reality. Os hablo desde la experiencia ya que la vagancia es uno de mis pilares vitales, y eso se nota en mi estilo, que como veis siempre intento que sea urbano pero cómodo (y me vienen muy bien esta cuñita para meter el enlace a mi sección de estilismo: Estilo Diario).

Da igual cómo enfoquemos el término descrito por la RAE. Bien sea en su 1º acepción “Negligencia,falta de ganas o disposición para hacer las cosas” o por su 2º “ descuido o tardanza en las acciones”, tenemos que quitarnos el pijama y buscar un look para pasar el trago.  Así que aquí van estas 4 propuestas que encajaran con casi todo tipo de hombre: (Y si no te gustan no te quejes, que te estoy haciendo el trabajo sucio)

No quiero ir al trabajo, pero es lo que hay

Depende mucho de tu puesto. En estos casos siempre digo: ¡benditos uniformes! Te salvan de pensar en cualquier cosa y de estropear tu ropica de ponerte mono. Pero si no tienes la inefable suerte de ser un sexy machote uniformado – y en este saco puedes meter al cajero sexy del mercado o al ejecutivo sexy trajeado – y tienes que “ser creativo pero formal” lo mejor es recurrir a lugares comunes fácilmente combinables y comodicos tanto a la vista como a la sensación que transmitan.

Para la parte superior puedes escoger SIMPLEMENTE una camisa de cuadros (Los más pequeños te darán un toque más pijo y los más grandes un toque más rock). ¿Sabes lo mejor? Puedes comprar la misma en varios colores  – y a ser posible holgueras para seguir pensando en nuestro añorado pijama – y tienes lista toda la temporada. Unos pantalones de pinzas, unos chinos o unos vaqueros básicos en la parte de abajo y para rematar puedes acabar con unas zapatillas slip on (sin cordones) – más fácil de poner imposibles – o unos mocasines – si eres más preppy. Para el frío polar, truco, hay botas moteras con cremalleras ocultas ¡Atar cordones es tedioso y cansado!

No quiero ir de paseo con mi pareja, pero es lo que hay

En este caso, podemos relajar un poco el tono con una camiseta de colores básicos o pequeños estampados, unos vaqueros relaxed y unas converse. ¡Vale, aquí si hay que atar cordones… pero quizá con suerte, si te portas bien, no tengas que desatarlos TU! (GUIÑO, GUIÑO). Aderézalo con unas gafas de sol, con los cristales oscuros, para que no vea algunas de las miradas de pereza que sueltas de vez en cuando. Y recuerda, si de verdad te quiere, perdonará que vayas sin peinar. Eso sí, piensa que puede caer una foto para Instagram de “pareja feliz” en cualquier momento, así que evita los tonos rojos que no dan casi likes. De nada.

No quiero ir de reunión familiar, pero es lo que hay

Aquí es más difícil acertar, porque TIENE QUE PARECER que TIENES MUCHAS GANAS de verlos. Pero hay una solución muy sencilla y estupenda: Ponte lo último que te hayan regalado ellos. Ni siquiera hace falta que lo combines bien, con que reconozcan que es su regalo, se darán por satisfechos.  Además, si la reunión es en casa con parentesco cercano, puedes llevar tus pantuflas en una mochila y, apelando a la familiaridad, colocártelas nada más llegar.

No quiero salir de marcha, pero es lo que hay

Si, aunque parezca mentira, hay gente que, a veces, prefiere abandonar su zona de confort en el sofá y salir de marcha… y lo que es peor ¡Quieren arrastrarte con ellos! Si tienes que hacerlo por compromisos varios de repente te encontrarás con un momento peliagudo entre el querer y el querer querer: Tu quieres ir espectacular – ya que vas – pero no quieres vestirte. ¿Ahora qué hacemos? Recurre a los básicos, nunca fallan, no hay que pensar y todos tenemos algo en el armario. ¡Un pantalón negro, sea del tejido que sea, para salvarnos a todos! Si quisieras despuntar – y no te diera pereza llamar un poco la atención – lo único que tienes que hacer es colocarte algo inesperado – por ejemplo ese sombrero que compraste medio de coña pero que todo el mundo te dice que te da rollazo.

PD: Y por cierto, si alguien te dice que menudos looks básicos o poco personales le contestas que eres muy fan de la tendencia Normcore y listo.