¿Qué actuaciones con nosotros nos sientan como una patada en el estóma –ego? Si eres marca o agencia, toma nota.

Entre los medios de comunicación oficiales y el público final, nos encontramos una serie de individu@s denominados “blogueros o bloggers” que mezclamos – unos mejor que otros – opinión e información; deseos con propuestas y sobre todo experiencias que nos vinculan a marcas, estilos o ideas. Da igual que seamos especializados en moda, en gastronomía o en motor. Todos bebemos de la misma fuente: la libertad del ámbito 2.0 de poder crear una bitácora y decir lo que les de la gana – o les paguen, que de todo hay.

Desde mi experiencia, os voy a dar unas claves de acciones o actos que hacen enfadar nuestra pequeña alma bloguera. Creo que esta sensación es compartida por muchos de mis compañeros, así que marcas y agencias ¡Tened cuidaito!

¿Querida Egoblogger?

A ver qué os parece esta situación:

Recibo un email con este texto: “Querida bloguera, me encanta tu blog y los estilismos que públicas cada día” – y pienso: ¡Bien! Se nota que eres fan acérrimo de El Blog de El Señor de las Gafas Amarillas, que sólo publico 1 estilismo a la semana y soy un chico.

Puedo comprender y comprendo que no sepan mi nombre y me digan Gafas, Gafitas o Gafotas y que te llamen Pepa en vez de saber que es tu perrito… pero… ¿Querida?. ¿Os imagináis estar en la cama con alguien y equivocaros de nombre? ¡Que marrón! Vale, con los bloggers no es tan grave, pero a nadie sienta bien que lo confundan, ni mucho menos que nos manden algo con intención de hacerlo llegar a otras personas. Así que si vais a mandar e-mails masivos, haced dos grupos o sed inteligentes para hacerlo neutro.

Mentiras arriesgadas

Queridas agencias y marcas ¡Los blogueros nos conocemos entre nosotros! y charlamos… ¡Vaya que si charlamos! Por eso nos sienta fatal que nos entréis implorando que publiquemos algo porque no tenéis pelas y os hace mucha falta la difusión; mientras que estáis pagando campañas – o haciendo regalazos –  en otros sitios. No es cuestión de envidia, es cuestión de honestidad y que se valore nuestro trabajo.

Yo soy un blandengue y me dejo camelar, pero también reconozco sentirme despreciado cuando esto ha ocurrido. Sed finos y recordad que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

enfadar blogger Gafas Amarillas (1)Clasismo blogueril

En relación con el punto interior, hay una pequeña ramificación que se trata de categorizar al bloguer y por ende ofrecerle mejores sustentos. No podemos negar que unos tienen más repercusión que otros, que algunos se lo curran más y otros van sólo por ir, y sobre todo que algunos interesan mas a la marca… pero está feísimo detectar cierto tratamiento especial o regalos de distinto rango en bloggers invitados para lo mismo.

Imaginad un mismo evento en la que algunos bloguers salen del encuentro con un diamante en una bola, y otros con un cupcake. ¿Perdona?

Lo explican muy bien los chicos de Calamity Cool en el punto 5 y el 7 de este post: ¿Qué fallos hay en los eventos de moda?

Ven, para que pase de ti

Una de las cosas que más nos sorprende a los blogueros es la bipolaridad cuando se trata en agencias de comunicación o marcas. Eso se traduce en momentos en los que son superagradables y otros en los que pasan de ti de forma muy hardcore. Si estamos hablando de una amiga, podemos comprender esos movimientos mentales, pero de una marca consolidada – o su agencia de comunicación – nos sorprende y molesta.

Un ejemplo que me pasó: Una marca potente me invita a acudir a un evento en Madrid, tras decirle que no puedo ir porque vivo en Granada, insisten, insisten e insisten… ¡Bastante, de hecho! Cuando accedo a ir, al llegar, los encargados de la agencia ni saludaron y no tenían ni idea de quien era yo – dije, ostras, si que cambio de las fotos a la realidad…. pero cuando fui a presentarme me dijeron “muy bien guapo, ahora estamos ocupados”. Mi cara fue de absoluta sorpresa… así que tal y como llegué, me fui por donde había venido y por supuesto que NO PUBLIQUÉ el evento en el blog.

No vengas, pero publica

Otra cosa muy interesante y que a mi me pone de los nervios es cuando recibo notas de prensa posteriores de eventos a los que no he sido invitado. ¿De verdad quieren que publique que otros han estado disfrutando un evento chulísimo al que me hubiera encantado asistir? No, no hablo de los Oscar o encuentros privados a miles de kilómetro, sino de eventos cercanos , de mi rango y sobre todo de marcas que anteriormente se han puesto en contacto conmigo por cualquier otro motivo.

Y cuando la convocatoria es abierta ya es que me araño para arriba ¿¡No han podido avisar!?

Regalos para otros

Los blogs de moda nacieron para transmitir nuestra pasión por tendencias, marcas o ideas que nos apasionan, eso queda claro, y no se nos caen los anillos por hablar de ello, pero es bastante decepcionante que hables sobre una marca, que des difusión a sus productos, que des vidilla en redes, etc… y a la hora de hacer campaña, envíen regalos a otros bloggers pasando de ti (incluso aunque lo pidas con gracia, que yo lo he hecho). El otro día ya lo comentaba La Ratita presumida en Twitter

No estoy hablando de campañas de comunicación  – que habrá otros parámetros – sino en apoyar y quedar bien con la gente que te apoya incondicionalmente y no sólo por mercadeo.

En resumen, tened cuidaito, porque haciendo bien las cosas los blogueros somos de lo más agradecidos, pero a las malas puede pasar que nos desencantemos de vuestra marca o empresa. ¡Y un prescriptor enfadado no se lo deseo a nadie!

Fotografía de cabecera: Mercedes Barrutia Navarrete