La ginebra Seagram’s Gin presenta 9 cócteles para hacernos disfrutar de la historia a tragos

Con más de 100 años de historia, la marca Seagram’s Gin sigue innovando en su forma de comunicar. Para celebrarlo, ha decidido vincular 9 cócteles clásicos a historias que resultan inspiradoras, cercanas y con un toque de actualidad importante. Porque la tradición no tiene por qué ser “antigua” y la historia (y la paciencia) es imprescindible para conseguir la excelencia.

Como yo no soy bartender (al César lo que es del César), no os voy a indicar cómo se realizan los cócteles (Seguro que hay centenares de webs donde lo indican); sino que me voy a centrar en  las historias con los que los han querido vincular, que seguro que nos inspiran.

Seagram's Gin

Estos cocktails surgen gracias a la investigación de diferentes bartenders a lo largo de la historia. Como Seagram’s Gin es una marca “con mucho que contar” desde su nacimiento en Estados Unidos en 1939, han querido hacer un recorrido por estos cócteles míticos que se han convertido en clásicos con personalidad vinculados a historias irrepetibles.

  • Cóctel Gimlet: Inventado por  Sir Thomas D. Gimlette, cirujano de la Marina Real Británica, a principios del siglo XX, es el preferido del detective Philip Marlowe, el mítico personaje de las novelas de Raymond Chandler.
  • Dry Martini: El mítico cóctel cuenta entre sus anécdotas con que Kruschev dijo que era la más letal de las armas estadounidenses, Roosevelt lo eligió para celebrar el fin de la ley seca y Hemingway lo prefería con mucha ginebra.
  • Sweet&Dry: Con un unto afrodisiaco, este combinado descubierto por Seagram’s Gin es perfecto para noches románticas,
  • Negroni: Fue el Conde Camilo Negroni quien le pidió al barman del antiguo café Casoni, Fosco Scarselli, que le cambiase, en el cocktail Americano, la soda por Ginebra.
  • Martínez: Unos cuentan que fue el pionero Jerry Thomas en 1887, otros un juez llamado Martínez y otros, dicen, que se creó en un bar donde se mezclaba ginebra con vermouth.
  • Dirty Martini: Una variante del Dry Martini que se prepara igual pero añadiendo un chorrito de salmuera o zumo de aceitunas.
  • Gin Fizz: El acompañante perfecto para una tranquila noche de verano se popularizo en EE.UU entre 1900 y 1940.
  • Gintonic: Era el cocktail preferido de Marlon Brando, el chico malo de Hollywood; y hoy en día de miles de personas que lo tienen como principal referente en combinados.

En último lugar, pero con un puesto muy destacado está el Tom Collins. La mejor opción para esos días en los que aprieta el sol y suben las temperaturas. Refrescante y muy sencillo de preparar.

Para la preparación de este clásico necesitaremos 6 cl de Seagram’s Extra Dry Gin, 2 cl de zumo de limón, sirope de azúcar, hielo y soda. En una coctelera con hielo agitamos fuertemente, servimos en un vaso Collins y rellenamos con un top de soda.

Este cóctel veraniego nació con una broma de mal gusto. “Ahí fuera está un tal Tom Collins esperando por ud.”. Los aludidos salían a buscar al tal “Tom Collins” y el bromista se quedaba con la bebida.

Post Patrocinado