45126_432004078871_53171133871_4873577_3482534_n

Si el martes comentaba que algunas Vogue me estaban decepcionando este septiembre, como la película italiana o la pelirroja de Corea he de decir que Vogue Australia ha conseguido resarcir todo lo que había pensado sobre lo poco que se habían tomado en serio este septiembre. He flipado con esta editorial.

45126_432004073871_53171133871_4873576_6718793_n44420_432003998871_53171133871_4873569_1315485_n

45179_432004148871_53171133871_4873589_3533815_n 45126_432004068871_53171133871_4873575_7778377_n 44420_432004013871_53171133871_4873571_1395728_n

Se trata de una producción, como dije arriba, de Vogue Australia llevada a cabo por  Nicole Bentley y protagonizada por la espectacular Catherine McNeil.

47515_432003968871_53171133871_4873568_3778914_n 44420_432004008871_53171133871_4873570_2289783_n

Sí, también coge estilismos muy cincuenteros y sesenteros, es inevitables puesto que es lo que se ha visto en las pasarelas (Vuitton, Prada…), pero lo ha sabido convertir en una verdadera “historia” para enamorar y enamorarse de estos vestidos, estos escenarios, y ¿cómo no? esos ojos que cual Sophia Loren conquistan mas allá de la cámara… quizá sea la luz de la isla… 46374_432004503871_53171133871_4873602_7413391_n

45126_432004063871_53171133871_4873574_2006924_n remember sophia loren

 45126_432004083871_53171133871_4873578_6690255_n