Aclarar que lo último que buscaba era un enfrentamiento directo como el creado por el post ayer.

Con esto no me retracto de todo lo que dije ayer, ya que me basé en su manera de actuar, que ha vuelto a demostrar en los comentarios del blog y en redes sociales, sino que quiero aclarar que debemos buscar la reflexión general, que en esta ocasión está protagonizada por ella, pero que se traslada en muchos blogs y no sólo de moda.

Saltando de temaTodo comenzó por casualidad, y así ha seguido siendo. Reconozco y acepto mi parte de culpa ya que hice mi post poniendo como protagonista a una chica que no conozco y que comprendo que se haya podido sentir ofendida. Como bien puntualizaban algunos comentarios, ponerla como ejemplo es en sí mismo una crítica. Quizá el método de implicar a alguien directamente no ha sido el más correcto. Si lo hice así fue por trasladaros lo que había pasado y preguntaros vuestra opinión al respecto ya que es la primera vez que me ocurre algo así en redes. Hasta ahora todo el mundo había aceptado mi opinión – aunque fuera negativa – en parte, creo, porque me considero una persona educada y jamás lo hice de forma malintencionada o destructiva.

Voy a hacer oídos sordos a los comentarios que la chica me profirió tras la publicación del post en Twitter, donde volvió a demostrar un tono inmaduro y un poco maleducado. No quiero continuar con el tema y por ello no los reproduzco aquí. No pienso hacer ningún post sobre que “me manden a callar”.

Quiero agradecer a todos los comentarios recibidos, todos y cada uno tenéis razones y vivencias que exponer y me alegro por lo enriquecedor en que se ha convertido este post. Como siempre intento quedarme con lo positivo de todo, y como deseo seguir aprendiendo y reflexionando, he recopilado una serie de frases entre los comentarios que habéis hecho, bien aquí o bien en redes sociales, que me parecen la esencia de lo que hay que aprender de casos como estos:

“Si no aceptas críticas no te estas preocupando del lector,porque no escuchas las mejoras que demanda” – Hedonist Couture

“La clave es hacer las cosas (las críticas también) con tolerancia, educación y, sobre todo, honestidad” – Lucía Pardavila

“No se puede, ni se debe, gustar a todo el mundo!! El que falta el respeto pierde todo valor” – Estefanía del blog Con dos… tacones (os recuerdo la genial  foto de Estefanía con las gafas Amarillas)

“(Los cometarios) Mientras sean dichos con educación al final son buenos porque nos hacen mejorar” – Loca por tu ropa

“En tu personalidad o forma de ser tienes que estar preparado para recibir toda clase de criticas ” constructivas “ – Isabel de SsasDiary

“El principal problema que yo le veo es el mimetismo y el narcisismo por el que funcionan algunos de los blogs” – Somniorum domus

Por último vuelvo a reiterar que hay que aceptar los comentarios, tanto las críticas como los halagos – siempre que no sean destructivos y se dé la cara por ellos – sean positivos o negativos y siempre hacer prevalecer la naturalidad y la sencillez. ¡Y tomarse las cosas mucho más relajadas! Yo también me aplicaré el cuento y prometo no comeros la cabeza con tonterías como esta, que esto es un blog de moda simpático, no Telecinco! Abrazaco.

Imagen:”Saltando de tema” – Damos un salto y mirando así de lado dejamos los “malos rollos” pasar.  Francisco Lachowski fotografiado por Marcelo Krasilcic en la revista 10Men.

PD: Vótame pinchando aquí para que protagonice la portada de Antonia Mag. (Manuel J. Romero Ecléchico)