Chopard realiza una genial síntesis de artesanías tradicionales a través de un magnífico reloj para el año de la serpiente.

161902-5051 L.U.C XP Urushi Snake dial white

Chopard presenta el encuentro de dos diferentes artesanías tradicionales mediante la unión de unas esferas llenas de poesía, realizadas según las ancestrales técnicas de decoración del Urushi, con las sobrias líneas de su L.U.C XP, refinado reloj extra plano, equipado con un movimiento mecánico automático L.U.C 96.17-L.

El otro día explicaba a mi madre el porqué me gustaban tanto los relojes planos, y al ver este tan fantástico de Chopard no he podido más que alucinar. Las serpientes es algo que no me gusta mucho cono animal, pero como icono las reconozco indispensables, y más en momentos como este año de la serpiente, así que enhorabuena Chopard por este genial reloj.

La quintaesencia del Urushi, el ancestral arte japonés, unido al más elevado nivel de refinamiento de la relojería suiza: esta sería, en pocas palabras, la definición del nuevo L.U.C XP Urushi Snake. En la esfera de este reloj, creado con motivo del año de la serpiente del calendario chino, completamente pintada a mano siguiendo la técnica tradicional, figura un arbusto en flor, símbolo de la buena suerte, a cuyo alrededor se encuentra entrelazada una serpiente de oro.

La serpiente es el sexto signo del zodíaco chino, formado por 12 símbolos, todos ellos animales. Está considerado como un signo enigmático, intuitivo, introspectivo y especialmente refinado. La sabiduría ancestral china considera que su presencia dentro de una casa supone, para la familia que la habita, la seguridad de que jamás le van a faltar medios de subsistencia. La tradición también dice que las personas nacidas a lo largo del año de la serpiente son inteligentes, astutas y prudentes.

161902-5051 L.U.C XP Urushi Snake side

Una arte pictórico ancestral.

El Urushi es un ancestral arte del lacado. La laca se obtiene de la savia de un árbol, el Urushi, llamado también « árbol de la laca » o « barniz del Japón », que crece sobre todo en Japón y en China. La recolección de la resina, que se asemeja en cierto modo a la del caucho del hevea, solo se puede llevar a cabo una vez al año, y en cantidades muy limitadas. Una vez transcurridos entre tres y cinco años desde su recolección, la resina se somete a un tratamiento que la convertirá en una laca muy resistente, de consistencia melosa. Esta se aplica en sucesivas capas muy finas, y tradicionalmente a objetos de la vida cotidiana como boles o cajas.

El Maki-e es una técnica del arte Urushi que consiste en espolvorear, sobre la laca ya aplicada, polvo de metal, en este caso oro, con el fin de hacer destacar los motivos que previamente se han dibujado sobre la superficie de la laca. El polvo de oro se aplica por medio de tubos de bambú y pequeños pinceles de pelo natural, a fin de trazar unas líneas muy finas. Este arte requiere un importante saber-hacer y una extrema minuciosidad, que hoy en día solo dominan algunos maestros Urushi.

161902-5051 L.U.C XP Urushi Snake

Un tradicional saber- hacer relojero

Tales obras de arte no podían destacar mejor que junto al refinamiento del L.U.C XP. Este reloj extra plano, de soberana elegancia, de un diámetro de 39,5 mm, con un grosor de únicamente 6,8 mm, es el símbolo de la maestría relojera de Chopard. Concebir y producir un movimiento mecánico automático, dotado de dos barriletes para una reserva de marcha de 65 horas y apto para integrar una caja tan fina, es toda una hazaña.

Los relojeros de la Manufactura de Chopard en Fleurier han logrado este gran éxito gracias a una inteligente construcción que incorpora un micro-rotor descentrado. Completamente decorado a mano por los artesanos de la Casa, siguiendo los cánones de la bella relojería tradicional, el calibre L.U.C 96.17-L se puede observar a través del fondo abierto de la caja de oro rosa de 18 quilates. Montado sobre una correa de cocodrilo negro, el L.U.C XP Urushi Snake se entrega en un estuche especial, también decorado mediante las técnicas del Urushi. Negro por fuera y oro Maki-e por dentro tiene forma octogonal, el símbolo de la alegría en Oriente, y se cierra por medio de un cordón de seda.