¿Puede, únicamente, el interés por mantener el estatus social, llevar a estas mujeres a tapar su cara en la playa? ¡Pues si! Llega el “Cara-kini”

En china está mal visto lucir una piel bronceada. Siguiendo la estela del siglo XV, cuando lucir un tono moreno en la piel era sinónimo de trabajar en el campo, aún se estila este rancio concepto, además de la palidez y la piel blanca, en las altas esferas chinas como muestra clara – ¡y tan clara! – de prestigio y estatus. Además, en esa sociedad tan exagerada, temen más que una vara verde a los rayos UV, y por eso prefieren taparse lo más posible.¿Pero qué pasa en verano? Pues que en las playas chinas podemos encontrar fotos como éstas (fuente) en las que vemos bañistas chinas con pasamontañas de colores para proteger su cutis de los rayos del sol.

Cara-kini facekini pasamontanas playa (10) Cara-kini facekini pasamontanas playa (6)

Por eso este verano se ha puesto muy de moda en china lo que los internautas han llamado el “Cara – Kini” o en inglés Facekini. Se trata de un traje de baño – parecido al de los surfistas – pero que cubre hasta la cabeza completa.  Es una estampa cuanto menos curiosa, y ante la que me surgen varias preguntas ¿No será agobiante nadar con eso puesto? ¿No conocerán el poder de una buena crema de protección total?

Cara-kini facekini pasamontanas playa (1)

Cara-kini facekini pasamontanas playa (7) Cara-kini facekini pasamontanas playa (5)

“Estos trajes de baño fueron diseñados originalmente hace varios años, pero recién están comenzando a hacerse populares en todo el país” explicó, la Sra. Guilan, una usuaria del Cara-kini.

Cara-kini facekini pasamontanas playa (8)

Los Cara- kinis comenzaron a aparecer en plan casero, pero ahora se pueden encontrar en las tiendas de trajes de baño a un precio de 15 a 25 yuanes ($2,40 a $4,00).

¿Puede el interés por mantener el estatus social o el miedo al sol, llevar a estas mujeres a tapar su cara en un momento en el que podrían disfrutar del agua, el aire y el sol en su rostro? Puede parecer una tontería, pero me parece un ejemplo muy claro de las chorradas que estamos dispuestos a hacer por parecer y aparentar.