La colección Classic Racing, que reúne una serie de modelos inspirados en las carreras automovilísticas, se enriquece con tres extraordinarios relojes, con los que Chopard inicia una nueva era.

161291-5001 Superfast Power Control 3-4 (Copy)

Los nuevos modelos, Superfast Automatic, Superfast Power Control y Superfast Chronograph son, en efecto, los primeros relojes de esta emblemática colección en ser equipados con movimientos Chopard, completamente concebidos, desarrollados y ensamblados en la Casa, en los talleres de Fleurier Ebauches.

Chopard marca un nuevo hito en su ya rica historia. La colección Classic Racing, que reúne a una serie de relojes que rinden homenaje al mundo del automovilismo, recibe a tres nuevos modelos Superfast muy especiales. Deportivos, elegantes, poderosos e imponentes, los Superfast Automatic, Power Control y Chronograph están equipados, por primera vez, con movimientos Chopard, producidos en los talleres de Fleurier Ebauches. Estas tres nuevas y excepcionales creaciones constituyen un paso más en el camino de la independencia, a la que Chopard concede tanta importancia.

Desde hace muchos años, la Casa Chopard está fielmente unida a una serie de legendarias carreras automovilísticas clásicas. Entre estas se encuentran el Gran Premio Histórico de Mónaco o las Mil Millas, el rally que se desarrolla a lo largo de las 1000 millas, (1600 km) que unen Brescia y Roma ida y vuelta. Si la segunda reúne a los coches que han marcado una época, como los Alfa-Romeo, Los Maserati, los Porsche o los Ferrari –, la primera atrae también a coches antiguos de Fórmula 1, a los modelos que fueron construidos antes de 1979, con los Brabham, Lotus o Williams a la cabeza. Se trata de unos automóviles extraordinariamente potentes, que se reconocen a primera vista, y a cuyo volante los apasionados pilotos disfrutan al mismo tiempo del placer por el desafío y las sensaciones fuertes.

168536-3001 Superfast Automatic 3-4 (Copy)

Elegantes e imponentes

Los modelos Superfast son todo esto a la vez. Imponentes, asumen sin complejos unas dimensiones amplias que les confieren un diseño decididamente viril. Equipados con un movimiento interno, especialmente decorado, están destinados a los apasionados de la bella relojería, que sabrán captar la inevitable sensación de potencia que proporcionan.

En estos tres nuevos modelos Superfast se encuentran numerosas referencias al mundo de las carreras automovilísticas. Para empezar, en la esfera de todos ellos destacan unas líneas verticales de color antracita sobre fondo negro, que recuerdan a las famosas « racing stripes », las bandas de colores que se pintan sobre el techo y el capó de los coches de carreras para distinguirlos. Sobre el realce de los nuevos Superfast, las cifras de los minutos adquieren el aspecto de los marcadores que adornaban los cuentarrevoluciones y los indicadores de velocidad. Los contadores de las horas, de los minutos y de los segundos, también evocan los cuadros de a bordo de los antiguos bólidos.

Con su cierre desplegable en acero, la correa de caucho natural se inspira en el perfil liso de los neumáticos slick, tan unidos a la F1. Otra serie de elementos, como por ejemplo el volante de carreras sobrepuesto en caucho sobre la corona de oro, las ranuras grabadas a los lados de las asas y de los botones a modo de aletas de refrigeración, o incluso los tornillos que se encuentran insertados en el bisel y que se han inspirado en los de las llantas, son detalles que recuerdan al mundo de las competiciones automovilísticas.

Puentes calados para ofrecer unos acabados inéditos

Incluso los calibres se han beneficiado de una preparación muy especial. Todos los puentes han sido trabajados formando una serie de delicadas líneas paralelas, a fin de conceder al movimiento un aspecto inspirado en las rejillas de la calandra de los radiadores de los coches antiguos. Se trata de un acabado inédito que no se cansarán de admirar a través del fondo abierto de la caja.

Presentando las funciones de horas, minutos, segundos y calendario en una ventana a las 6h, el nuevo Superfast Automatic está equipado con el calibre automático Chopard 01.01-M, totalmente concebido, desarrollado y realizado en los talleres de Fleurier Ebauches. Certificado cronómetro COSC, dispone de una reserva de marcha de 60 horas. Su caja de 41 mm de diámetro en acero es sumergible hasta 100 metros.

Otra versión de este movimiento excepcional equipa al modelo Superfast Power Control. Bautizado como Chopard 01.02-M, esta evolución propone las funciones de horas, minutos, segundero pequeño a las 6h, calendario en una ventana a las 3h e indicador de reserva de marcha en una sección a las 9h. Todavía más imponente, su caja de acero tiene un diámetro de 45 mm.

Igualmente potente y dotado de una caja de 45 mm de diámetro, el modelo Superfast Chronograph alberga el calibre Chopard 03.05-M, un movimiento mecánico automático que presenta las funciones de horas, minutos, segundero pequeño a las 6h, calendario en una ventana a las 4h30, escala taquimétrica grabada sobre el bisel y cronógrafo con segundero en el centro, contador de los minutos a las 3h y de las horas a las 9h.

161284-5001 Superfast Chrono 3-4 (Copy)

Una etapa más hacia la independencia

Estos movimientos, que equipan por primera vez a los modelos de la colección Classic Racing, provienen de los talleres de Fleurier Ebauches. Propiedad del grupo Chopard, la empresa fue fundada en julio de 2008 en Fleurier, en el Val-de-Travers (NE). Unos meses antes, en diciembre de 2007, Chopard había llevado a cabo la adquisición de unos terrenos de 6.000 m2, sobre los que ya se encontraba edificado un inmueble industrial con una capacidad de 5.100 m2 de superficie de producción. El edificio, totalmente renovado y equipado con una serie de máquinas de última generación, fue inaugurado en febrero de 2009.

Con una capacidad anual de fabricación de 5.000 movimientos en 2012 (Para 2015 está previsto que se alcance la producción de 15.000 movimientos al año), Fleurier Ebauches refleja la voluntad de Karl-Friedrich Scheufele, co-presidente de Chopard, de reforzar la verticalización de grupo, para asegurar su independencia a largo plazo a través del aumento de la producción. Ya en 1996, el grupo había creado Chopard Manufacture. Situado en las proximidades de Fleurier Ebauches, la sociedad es el centro de alta tecnología dedicado al desarrollo, a la realización y al ensamblaje de los calibres L.U.C. Actualmente, en Fleurier, el Grupo Chopard emplea a unas ciento sesenta personas, que realizan alrededor de quince oficios diferentes.