Llega este momento tan esperado donde damos rienda suelta a nuestros impulsos , pero ¿Cómo conseguir ahorrar y no derrochar pasta en rebajas? Aquí van unos consejos básicos

Taconazo verdeCon pasta no me refiero a una buen plato italiano, que no está nada mal para finiquitar una buena tarde de compras. Sino que hablo de ese dinerito que tanto nos cuesta ganar.

En rebajas muchas veces nos dejamos llevar por la pasión fashionista y eso luego puede verse reflejado en una temblorosa cuenta corriente. Aquí te dejo cuatro consejos para ser razonable en las rebajas y no derrochar tiempo ni dinero:

Haz listas

Aún estas a tiempo de hacer varias listas, no me ceñiré únicamente a la aburrida lista del qué necesitas. Yo propongo 3 listas diferenciadas:

1 ¿Qué necesito? ¿Básicos? – Un vestido fresquito para ir a la oficina, unas sandalias planas, un bikini… Necesidades normales y corrientes. Créeme, nadie NECESITA unos taconazos verdes…

2. ¿Qué deseo? – Ese vestido por el que suspiro, unos taconazos verdes, un bolso que te haga sentir especial, ese capricho que se sube del presupuesto…

3. ¿A qué sacare más partido? – Tacón azul (Los taconazos verdes no me pegan con nada), un bolso medianito para combinar con el trabajo, vestido pero con estampado de este año…

Ahora la virtud está en poder combinar las tres listas de la mejor manera posible. La idea no es renunciar a los caprichos, sino convertirlos en algo productivo, al que sacar partido. De ese modo conseguimos maximizar la inversión y conseguir lo que queremos, pero también lo que necesitamos y lo que nos vamos a poner…

Coteja y relájate

Hoy en día ir a la caza de gangas ha evolucionado. Todas las marcas poseen información o tienda online con sus catálogos y productos ¿Por qué no echas un vistazo a las cosas que hay antes de lanzarte como un loc@ a la calle?  Busca, compara, y si encuentras algo mejor, cómpralo.

No sería la primera – ni probablemente la última vez – que compras algo y justo dos tiendas después lo ves muy parecido y a mejor precio o con algún detalle que te gusta mucho más. ¡Error!  Ahora no tienes por qué ir a la aventura, cerciórate de qué vas a ver. Aunque ya sabemos los chanchullos que hacen las marcas, conocer qué hay en cada sitio te permitirá ir un poco más relajad@ y con los objetivos más claros

Déjate aconsejar pero no te dejes influir

¡Son cosas muy diferentes! Todos hemos ido de compras alguna vez y hemos terminado comprando algo que no nos convencía únicamente porque a nuestr@ acompañante le parecía ideal. Muchas veces aciertan, pero en otros casos terminamos relegando esa prenda al fondo del armario – y no precisamente como un básico, sino para esconderla.

En este punto se debe aclarar que ir de rebajas debe ser una experiencia divertida, cómoda, y no convertirse en una lucha encarnizada – me hace mucha gracia ver esa gente que corre despavorida cuando abre el Corte Inglés. Si vas con alguna amiga o amigo, con tu pareja, con tu madre o con tu prima, da igual, intenta pasarlo bien, buscar zonas donde ambos podáis estar a gusto y encontrar las cosas que deseáis, eso facilitará la experiencia y os hará sentir más cómodos.

Mi reflexión viene a la hora de comprar, piensa que nadie más que tú va a ponerse la prenda. Si no te ves bien, o no te convence del todo, no arriesgues, déjala! Seguro que en la siguiente tienda encuentras otra cosa que te convence más.

Date un capricho

Aparte de lo citado arriba, nunca está de más darse un capricho, y si coincide con las rebajas, mejor que mejor. No sientas que estás perdiendo el dinero, sino cumpliendo ilusiones. No me estoy contradiciendo con el primer consejo, sino simplemente dándole un poco de cariño a la lista de deseos. Seguro que si compras aquello que te encanta es un triunfo y mejorará no sólo tu ánimo sino la percepción completa de que han sido unas rebajas magníficas. Seguro que esos TACONAZOS verdes te quedan de lujo!

Espero que estos cuatro tips o consejos para ahorrar y no derrochar en rebajas sirvan para al menos, tenerte preparad@ ante la avalancha de descuentos que se nos vienen encima en este periodo. Ahora sólo queda salir a la cale a por esa ganga que está esperándote, pero ya sabes, siempre con cabeza!