Fui, vi y vencí, ¡y ahora te doy unos consejos para que la Vogue Fashion Night Out no te duela!

Un cita obligada en el calendario fashionista; la gran noche de la moda, la moda invade las calles; la noche de la moda para el pueblo; (no me acuerdo de más cursiladas pero puedes introducir aquí tu frase hecha favorita de VFNO). Pero, chic@s, tengo que deciros algo: Lo llames como lo llames es el mismo jaleo.

Consejos para sobrevivir a la VFNO

Se cumplen 5 años desde que fui por primera vez (os lo conté en este post) y en estas ediciones he aprendido algunas claves cruciales para que no se convierta en una noche de agobio y dolor. Por eso aquí te doy 6 consejos para sobrevivir a la VFNO. ¿Lo mejor? ¡Que sirve para cualquier ciudad del mundo en sus respectivas ediciones! ¿Habéis visto qué internacional soy?

ORGANIZACIÓN: A ver, si nos organizamos, follamos compramos todos. Entérate de qué zonas y tiendas participan; prepara un pequeño itinerario para aprovechar al máximo el paseo – porque no hay que dé más rabia que volver sobre tus pasos porque te has olvidado de cualquier chorrada – y entérate también de las actividades paralelas que se organizan ese día – bien para ir, o bien para evitar la zona si no quieres apretujarte.

ENFOQUE: ¿Qué quieres? ¿Qué necesitas? ¿Qué marcas usas? Ahí es donde tienes que incidir, sobre todo para conseguir los ahorros y descuentos que las tiendas ofrecen esa noche. Muy bien que te den una copita de cava, pero si te vas  a alas que ofrecen descuentazo mejor que mejor, estarás, de verdad, aprovechando el momento moda.

PACIENCIA: Todo el mundo se apunta al sarao y claro, las colas son inevitables. Si ves que vas a necesitar una ayudita, antes de lanzarte a las calles de shoppineo, tómate un Lexatín (o alguna otra marca de relajante) y verás que a gustito todo.

CALZADO CÓMODO: Siempre me ha fascinado ver en la VFNO a chicas entaconadas a más no poder. No seré yo el que reniegue de los tacones, ¡que sabéis que me encantan! Pero no creo que sea el día más apropiado para su uso: vas a caminar, a estar mucho rato de pie, etc. A no ser que seas una de esas medio famosas que van al stand de Vogue en el barrio de Salamanca y se quedan ahí toda la noche (en ese caso podrías ir en alzas incluso), no te merece la pena. Vete cómoda, total, el sueño de ser retratados por la calle por cualquier fotógrafo de streetstyle no depende de la altura de tu tacón, sino del rollo que transmitas. Ya sabes, be rollo.

BUENA COMPAÑÍA: Ya lo decía aquel mítico vídeo tan parodiado en su momento. Ante la pregunta “¿Qué hace falta para disfrutar la VFNO?”, una chica muy peripuesta contestaba “Tener amigas, tener un blog…” (era hace unos años, ahora ya con Instagram le hubiera bastado a esa muchacha). Y aunque lo del blog no es necesario, lo de tener amigas/os, o para los más asociales con buena compañía basta, es fundamental. Ya se sabe que “mal de muchos, consuelo de tontos”. Así que si al menos compartes esos momentos con una persona divertida puede suponer una noche muy fructífera y carcajeante.

ALCOHOL (si no has tomado el tranquilizante): Es gratis en muchas tiendas, te ayuda a ver las cosas de forma más bonita, te ayudará a soportar a las pesadas/os de turno, te quietará el dolor de espalda de estar tanto rato de pie, hará que la ropa te parezca más lógica y asequible. ¡Así que bebe lo que pilles y déjate llevar! ¡Creo que no había mejor consejos para sobrevivir a la VFNO que este para cerrar! ¡Cheers!