El festival suma más de 60.000 asistentes durante las dos jornadas de música electrónica junto a la playa del Mediterráneo

MIGUEL_GOMEZ_DREAMBEACH_ENTRADA_PUBLICO1

El Festival DREAMBEACH VILLARICOS nacía con la intención de convertir el paradisíaco enclave del Playazo de Villaricos (Cuevas del Almanzora, Almería) en el epicentro de la mejor música electrónica mundial durante dos días de agosto. Durante estos dos días, Villaricos, una pequeña villa de la costa de Almería, ha albergado alrededor de 60.000 personas, multiplicando casi por 1.000 su población habitual. Actividades deportivas en la playa, visitas en barco con fondo de cristal, vuelos en paramotor o una gran noria Barceló gratuita para los asistentes que no ha dejado de dar vueltas en ambas jornadas han sido algunos de los alicientes no musicales que ha ofrecido DREAMBEACH VILLARICOS.

Amado Lindo_BarceloStage_Vitalic

Villaricos clausuró en la mañana del domingo 11 de agosto la primera edición de Dreambeach, un macrofestival dedicado a la música electrónica que ha desembarcado en la costa almeriense con dos sesiones consecutivas durante todo el fin de semana. Se trata de un evento con carácter internacional que ha desplegado una producción con cinco escenarios y casi un centenar de artistas que se han sucedido, con una asistencia de más 60.000 personas durante ambas jornadas, alrededor de 30.000 asistentes durante cada jornada.

MIGUEL_GOMEZ_ALHAMBRA_ZOMBIE_AMBIENTE1

La primera edición de Dreambeach se clausura con un balance totalmente positivo, tanto de afluencia de público como organizativo. Su producción ha contado en un 75% con proveedores de Andalucía y ha contado con 1.000 trabajadores, el 60% de ellos de la zona de Almería. En esta edición, Dreambeach ha contado con 215 periodistas acreditados, correspondientes a 160 medios de comunicación, desplazados para la cobertura del evento. Mucho público internacional también ha acudido al evento fundamentalmente con entradas compradas desde Italia, Francia, Bélgica, Inglaterra, Alemania e incluso de países tan remotos como Filipinas, Australia o Chile.