Me ha sido imposible clasificar el desfile de Carolina Herrera en ninguna de las tendencias recogidas, no porque se salga de todas, sino porque bebe sorbitos de cada una.

carolina_herrera___pasarela_166511646_320x480 carolina_herrera___pasarela_473699652_320x480 carolina_herrera___pasarela_604875019_320x480

Una colección muy ecléctica donde lo mismo se hacía gala del barroquismo que del minimalismo, de colores fuertes que de colores apagados, estampados, lisos, cortos, largos, folclóricos, años 50, años 20,  de lujo, urbano, de gala, ponibles, elegantes, sencillos, cómodos, y en colores muy diversos… Pero la mayoría muy bonitos!

carolina_herrera___detalles_116232388_320x480 carolina_herrera___pasarela_468716088_320x480 carolina_herrera___pasarela_896678878_320x480

Se ha visto de todo bajo la lupa de Carolina  a través de un cristal con tintes más bien románticos pero frescos (creo que se trata de una seña de identidad de la diseñadora)

carolina_herrera___pasarela_91958042_320x480 carolina_herrera___pasarela_413721773_320x480 carolina_herrera___pasarela_425412404_320x480carolina_herrera___pasarela_475215196_320x480 carolina_herrera___pasarela_740793752_320x480 carolina_herrera___pasarela_834065700_320x480

Y al fin y al cabo la idea es bastante buena ya que Coralina Herrera propone ideas para una mujer completa y polivalente que lo mismo necesita un vestido de noche que unos pantalones y una camisa para ir al trabajo o un conjunto para salir a pasear (vale, no todo el mundo podemos permitirnos tres Carolinas diferentes para cada ocasión), pero creo que esa es la esencia de lo que quería trasladar.

carolina_herrera___pasarela_753847847_320x480 carolina_herrera___pasarela_847320152_320x480 carolina_herrera___pasarela_884661728_320x480