CAÓTICO MANHATTAN. RUBÉN MORÍN.HTTP://CAOTICORUBEN.BLOGSPOT.COM.ES/ @BAJO_MANHATTAN

Todos, o casi todos, estamos enganchados, en mayor o menor medida, a las redes sociales: Twitter, Facebook, Instagram, Tuenti… Tenemos infinidad donde elegir.

des amor redes sociales (1)
Las redes sociales nos gustan porque podemos estar conectados con las personas que queremos o, simplemente, conocernos en ellas de una forma amena y divertida. No sólo se basa en conversaciones, sino en estar conectados a través de fotos, vídeos, música, relatos…

Pero, ¿qué ocurre cuando permitimos que todos formen parte de nuestro amor/desamor? A mí siempre me han dicho que una relación de pareja es cosa de dos. Punto. Pero estamos en la era de las redes sociales, donde contamos todos lo que nos pasa, lo que nos sucede, lo que sentimos, haciendo partícipe de ello a miles de personas alrededor del mundo. Da vértigo, ¿eh?

des amor redes sociales (2)En Twitter, sobre todo, y en alguna red social más, he presenciado peleas, carantoñas, mimos, indirectas llenas de odio o deseo entre diferentes personas. Si dos personas se “aman” o se “odian” en mi timeline, ¿qué papel juego yo en todo eso? Vale, soy un mero espectador, pero al que dan la opción de participar en sus amores/desamores al convertirlos en algo público. Sí, en nuestra mano está intervenir o no. Puede que esas personas nos permitan entrar, pero solo nosotros tenemos la última palabra. Quizás, intervenir juegue en nuestra contra y es que, como dicen por ahí: “en cosas de dos no te metas”.

Puede que en el siglo XXI, las relaciones ya no sean cosa de dos, sino de miles de personas a las que les damos las armas necesarias para participar, ya sea para bien o para mal.

Así que tengamos cuidado, porque en el gran universo que es internet, mostrarnos vulnerables puede ser lo más parecido a meternos en una guerra sin protección ni armas, donde la muerte (emocional) es nuestro ineludible final.