Acompañar a alguien fashionista a las rebajas merece un libro de instrucciones… pero es mucho más divertido cuando haces lo que te da la gana…

manual-del-imperfecto-acompanante-de-rebajas

¿Alguna vez habéis pensado eso de “va vestida por su peor enemiga”? El imperfecto acompañante de Rebajas puede convertirse casi sin darse cuenta en esa peor enemiga o enemigo que haga de la búsqueda de gangas y ofertas un desencuentro con el ego y la razón. Seguro que esto es mucho más divertido, pero ten cuidado, ya que tu puedes ser la siguiente persona en sufrirla.

Asentirás o negarás, en función de lo CONTRARIO que el sujeto comprador necesite

Todos sabemos cuándo la persona que se está probando necesita oír un “te queda genial” o un “mejor no”…. pero que se lo digamos es otra cosa muy diferente. A veces es difícil distinguir el momento – y especialmente hay gente bastante indecisa, por lo que podemos echarnos unas risas – algo que te animará la sesión del probador son las coletillas: “¿Es esa tu talla?”, “Parecía más grande quitada”, “pareces un putón/amish – según -” o “Lo que tu veas”. Apliquémoslas a la práctica:

  • “¿Qué te parece esta chupa de cuero?” – pregunta la persona interesada que podría protagonizar la nueva campaña de Guess de lo cañón que está.
  • “¿Es esa tu talla? Parecía más grande quitada. La verdad es que las chaquetas de cuero te hacen parecer un poco putón… sabes que a mí no me disgusta que parezcas un zorrón, pero lo que tu veas!”

manual-del-imperfecto-acompanante-de-rebajas (2)

NO serás el perchero sobre todas las cosas y harás como que te olvidas

Nadie puede comprar a gusto con el bolso, el abrigo, la bufanda, etc.… pero no es culpa tuya, ni tienes por qué ser el perchero de nadie. Alienta al acompañante a que deje las cosas sobre stands de ropa y luego chínchalos diciendo “ostras, creo que se han llevado tu chaqueta creyendo que era de rebajas”. Aunque parezca que se enfaden, seguro que les encanta el cachondeo. Permíteme darte un consejo: ten cuidado, no vayan a llevárselo de verdad y pases de ser un chinchoso o a un capullo integral.

Buscarás talla tras talla pero no encontrarás nada porque “si no está ahí, es que no hay”

Ya sabemos que en temporada de rebajas las dependientas están para poco más que para decir “si no está ahí no hay. ¡Claramente lo dicen por que trabajan allí y saben de lo que hablan! Si a la primera de cambio no encuentras lo que necesita… el año que viene hay que madrugar más y entretenerse menos, leñe – o recurrir al online.

Esperar en la puerta… los cohones

Puede que estés hasta el gorro de compras pero esperar en la puerta es contraproducente, pasar frío y aburrirte no es lo tuyo así que  pégate lo más posible a tu acompañante y saca tus mejores armas de seducción y entretenimiento. Cuando más cansado estés es cuando más necesitará tu incordio, para un día que los acompañas, hay que darlo todo.

Asimismo nunca está de más, al salir de la tienda, argumentar frases tan esperanzadoras como “si lo llego a saber no entro”, “nunca encuentras nada porque no miras bien” o “debimos venir antes que ya no hay nada de tu talla”.

manual-del-imperfecto-acompanante-de-rebajas (3)

Guardarás cola rechistando una y otra vez

Cuando dices voy a ponerme en cola, cientos de cosas te llaman circunstancialmente la atención así que muy probablemente cuando llegue el acompañante no hayas avanzado nada. No problema. La espera es un momento clave y fundamental para dialogar sobre lo bonito que es aquello que lleva fulano o mengano, lo caro que parece todo incluso en Rebajas, lo lenta que es nuestra dependienta y lo poco combinable que es todo lo que estamos a punto de comprar. Nada de paz y fuerza interior, hay que soltarlo todo. Si no se dice ahora es cómo si nunca se hubiera dicho… Pasará todo lo pronto que las nenas se organicen y hay que aprovechar.

Pierde la calma y a ser posible el ticket

Si en algún momento explotas, es lo mas normal del mundo. Todos nos cansamos en algún momento de leggins y rebecas y así debemos exponerlo. Puedes hacerlo de dos maneras

  • La queja silenciosa: es suficiente con repetidos resoplidos y malas caras.
  • La queja multitudinaria: Puedes coger de cómplice a algún otro imperfecto acompañante de rebajas que te encuentres en la cola y comenzar a comentar lo mal que esta todo, por supuesto sin olvidar avergonzar al acompañante. Ejemplo: “Se ha comprado esta chaqueta de cuero putón, en dos semanas estará pidiendo un abrigo en condiciones

Si todo esto lo acompañamos con la pérdida del ticket de devolución será el culmen de la maniobra de rebajas imperfectas y conseguirás que tu acompañante tenga ganas de matar a Dior y a toda su estirpe….

manual-del-imperfecto-acompanante-de-rebajas (1)

Intenta disfrutar

Siempre que no se haga con maldad, seguro que le encuentras el lado positivo: Ver a dependientas `güenorras´, conocer esa faceta oculta – y guerrera – de las personas en las rebajas y cómo vuelven a sus instintos primarios ante gangas y descuentos, y por supuesto reírte de ellos…

Si por el contrario eres tú la persona fashionista sufridora, no dudes en ocultar este post y dejar de invitar a estos imperfectos acompañantes de Rebajas. Ya sabes sus trucos, sabes quienes son, los tienes localizados y todos los años caes. Leñe, espabila y este año búscate a alguien más sumiso y menos joio. Si por el contrario no tienes más remedio que ir con alguien así, paciencia y al toro, que te mereces una estatua!

Y no olvides leer “El manual del perfecto acompañante de Rebajas”

Fotos:  Campaña otoño invierno 2010 de Vagabond Footwear con Oscar Spendrup fotografiado por Bersa.