En un momento donde cualquier excusa es buena para sacar un pecho a las modelos en cualquier editorial, me sorprenden (y me encantan)  propuestas como estas, de Blank Magazine, donde, sobriamente vestida, la modelo Solange Wilvert se tapa para recrear el estilo y la esencia de la sencillez.  Sin duda, el long black dress es una de mis opciones favoritas.

(Genial el detalle de las botas) No se necesita más que un vestido negro y un cielo convenientemente nublado para convertir una propuesta que puede parecer sosa en casi obras pictóricas…

El fotógrafo es Paul de Luna y me parece genial la arriesgada apuesta de la persona encargada del estilismo/peluquería de “canificar” el pelo de la modelo, la dota de aún mas personalidad.

Incluso con encaje y transparencias, el tono sexual se queda fuera de ese prado.