Aunque no sigo minuto a minuto las pasarelas, sí que me gusta enterarme de qué va el cuenta en cada una de las ediciones. Por eso, haré un repaso a las propuestas y desfiles que más me han gustado/inspirado en la alta costura de primavera-verano 2011 que se está celebrando estos días en Paris.

Antes de nada, mostrar mi admiración por el concepto de continuar con un legado histórico en cuanto a la alta costura se refiere, diseños que van – o deberían ir- un poco más allá de los Ready to wear para mostrarnos el ingenio y la capacidad de los grandes, y cómo convertir los sueños, en realidades, lejanas, idílicas, pero al fin y al cabo reales, aunque sólo sea sobre la pasarela y bajo lo focos

Christian Dior

Como siempre, el espectáculo llegó a la pasarela. Esto es lo que creo que representa en mayor medida la alta costura, arriesgar, y convencer con propuestas fuera de lo común, que todos conocemos como “imponibles” pero que muestran el talento creativo y creador del diseño.

Una colección muy dramática, con indiscutibles toques cincuenteros llevados al extremo. Como siempre, mujeres matadoras y volúmenes impactantes, donde el rojo, aunque no se repite hasta el extremo, si que impacta.

Utilización de colores, sosegados, pero muy presentes /  Demasiados años  “lo mismo”

Giorgio Armani Privé

Como si se hubieran escapado de Tron, Armani Privé ha llenado de futurismo la ciudad de la luz. Genial los tejidos metalizados, (o de raso) y las formas que refuerzan esa idea de dar un paso adelante hacia la ciencia ficción.

Justa estridencia con el metalizado / Habrá que verlo con otras luces

Chanel

Es indiscutible que se trata de una de las marcas (por no decir la más) famosa del mundo, y debe mantener unos parámetros estéticos, estilísticos y líneas que seguir pero a mí me parece que casi siempre hace cosas muy parecidas. Quizá lo que me ha sorprendido es la utilización de los pantalones debajo de las faldas clásicas. Sin duda, Karl ve una primavera blanca y calada.

Genial los zapatos planos / No sorprende

Elie Saab

Se puede decir que los clásicos nunca mueren, y por ello todos los años acierta. Si en el caso de Chanel decía que me parecía siempre similar, en este caso, me apetece volver a reencontrarme con las magníficas propuestas de Saab. Un toque clásico que convierte a las mujeres en diosas.

Los geniales apliques y telas escogidas / Poco arriesgado

Givenchy

Siguiendo la estela de la pasada colección, se da una vuelta de tuerca a las propuestas estilísticas de la firma. Pocas prendas pero consistentes, donde se arriesga con colores flúor que dotan de vitalidad los diseños. Eso, complementado con las geniales imágenes de aves contraponen lo cursi y lo moderno que simboliza esta firma.

Genial tanto por delante como por detrás / El sombrero era completamente innecesario

Jean Paul Gaultier

Otro de los grandes divos de la alta costura, en este caso se zambulle en un mar de colores oscuros para una primavera poco primaveral y cargada de toques ciertamente punks enfrentados con lo más clásico del cabaret parisino.

Un toque ecléctico nunca viene mal / Debió arriesgar más con los complementos.

Alexis Mabille

En un desfile dónde ha destacado el blanco impoluto, me ha gustado esas pequeñas muestras de excentricismo transformadas en toques de color, brillante…. Espectacular en volúmenes… muestra de ello, este “abrigo” transparente.

Sin duda, un acierto los pendientes largos / Quizá adolezca de un aire un tanto cursi

Bouchra Jarrar

Me encanta esa pretendida sobriedad, y el genial corte de formas en detalles como los cuellos potenciando una simetría magnífica. En este caso destaca el negro….

Uno de los mejore LBD que he visto / Muy poco primaveral

Fotos: Vogue.es