Luby & Lemerald se trata de una firma de joyería inspirada en la arquitectura creada por la modelo Laura Ponte y el empresario Luis Feliú.

Hoy vamos a conocer una de las facetas más interesantes de Laura Ponte, no sólo es guapa, inteligente, interesante y estilosa, sino que también es creativa. Y no, no me refiero a los geniales estilismos a los que nos tiene acostumbrados, sino que hoy hablo con ella como diseñadora y alma creativa de la marca Luby & Lemerald.

Luby & Lemerald no es una marca de galletas holandesas, sino que se trata de una firma de joyería basada en la inspiración de la arquitectura. Cuando conocí la marca me impactó el increíble diseño y me lancé a preguntar casi a ciegas, incluso sin saber quién estaba detrás. Laura respondió en seguida y me explicó que ella era la directora creativa. Yo, con momento fan incluido en el email, le pedí que me contara de primera mano.

“Uno no ha de pervertir su estilo por vender más,  nunca funcionara”.   Laura Ponte, Directora Creativa de Luby & Lemerald

La entrevista nos descubre una Laura Ponte empresaria, con una visión muy interesante sobre la joyería y la calidad y sobre todo, una firma que está comenzando a despuntar en los mercados más exigentes y selectos del mundo. (Colette, la emblemática tienda parisina había pedido algunas de sus piezas, que ya están presentes en joyerías de Madrid, Barcelona, Santander u Oviedo, entre otros).

– ¿A qué se “parece más” la alta joyería: al arte o al capricho?

Cada cual que elija. Como en todo lo que no sea bocadillo y abrigo hay capricho…. y no hay nada más caprichoso que el arte…

– En este caso hablamos de complemento o de pieza con valor en sí mismo…

Vale… porque cuesta, no es gratis, y siempre será un complemento.

– ¿Se puede hacer reaccionar a la gente a través de una joya?

¿Y por que no? Unas veces por el mimo con el que esta hecha, otras por agrado-desagrado, otras por el despropósito de precio para algo que no nos alimenta (puede que al ego si)…y muchas por el motivo por el que se lleva.

– ¿Cómo nace la idea de Luby & Lemerald?

Luis me contrata hace unos años como imagen de Girard- Perregaux, una marca de alta relojería suiza, el era el director de la marca. Patrocinaban el BMW_ORACLE y querían aprovechar Copa América para darle un impulso a la firma. Él tenía 25 años… increíble… Le confesé que los relojes me gustaban pero no los utilizaba; que para mí, si tenía que elegir un complemento eran las joyas…  Luis había estado trabajando en una compañía de diamantes -lo que llaman un expertise -conocía el sector y las piedras, así que no dudó en comentarme que podríamos hacer algo juntos. Paso el tiempo y hace dos años y medio decidimos poner esta empresa en marcha. Teníamos mas tiempo para organizarnos y tomarnos en serio esta vocación, sueño o como se quiera llamar.

Luby es Luis; viene de Ruby -rojo, luchador; gestor y comercial. Lemerald soy yo. Emerald, otro punto, la parte creativa, más relajada, que no quiere decir vaga. Fue un guiño espontaneo a la joyería y nuestras iniciales pero acabo quedándose como nombre de la marca…

No se si es el más comercial..pero me hacia gracia que llevase a la confusión con la procedencia del producto y su contenido… podría ser una marca de galletas escocesas…  Y así empezamos, mano a mano, el en Barcelona y yo en Madrid, pero juntos de fabrica en fabrica o lo que tocase. Dos años de mucho trabajo
pero mucha ilusión por defenderlo con capa y espada.

– ¿Cómo se combinan dos mentes, empresa y creatividad, en un proceso así?

Luis es la gestión…control de gastos, estrategia, el que pone un poco de orden y menos mal.  Es
ambicioso en el buen sentido y un gran luchador… me pone las pilas…y ha sido la persona capaz de darme la seguridad para empezar a diseñar. Yo llevo la dirección creativa de la marca: diseño las joyas, el packaging, la web, y defiendo mis diseños a muerte con Luis. Somos nuestros jefes, y en las decisiones tanto creativa como de gestión, siempre tomamos direcciones conjuntamente. Es una sociedad al 50%.

– Ya que se han unido la creatividad y al empresa, ahora… ¿Cómo se consiguen mezclar términos tan alejados como la arquitectura y la joyería?

¿Alejados? Van de la mano! Toda joya es una pequeña escultura, sea la que sea, es tridimensional y atiende al capricho de la vista y el gusto.

– The Tube, la primera colección un homenaje al cilindro ¿Por qué se escogió esa forma?

Porque no tenía nada parecido. Hago las joyas pensando en mí y uno es todo lo que ha vivido, de lo que se ha empapado. Cierto es que me gusta jugar con los volúmenes, la desproporción, lo conceptual, desmembrar…  Supongo que en ese momento de mi vida me encontraba así, o era lo que necesitaba, algo de fuerza. Por eso algunos ven mis piezas algo agresivas.

– ¿Cuán importante es la elección de una piedra o de un material en cada caso?

Adoro el metal pero el precio del oro esta por las nubes, aunque  me encanta el oro en todo… ropa, muebles, me gusta lo que brilla…da mucha luz. Y luego las piedras, generalmente las de menos valor, exceptuando el diamante. Me pierdo cada vez que voy al lapidario. A la hora de crear uno debe alejarse de tendencias de color, empezando porque siempre he creído que tendencia es estrategia de mercado.

– Explícanos eso de que se pueden “fundir y rediseñar”….
Es metal – tiene un valor en sí mismo – si te cansas lo fundes y te montas una cruz de la Santina de Covadonga, es reciclable, ¿Por qué guardar algo en el armario que no te vas a poner si lo puedes transformar?

– El concepto de Luby & Lemerald es un “todo es uno“: Háblanos del packaging y su esencia de marca (Pregunto esto porque la presentación de las joyas, por ejemplos las cajas en las que vienen, es alucinante y soy un apasionado del tema packaging!)
Me gusta ver siempre un hilo conductor en cada colección. Que cada derivación (caja, nota de prensa, etc.) te recuerde el estilo de las piezas. Es una manía estética pero con visión comercial. Trasladar la marca a cualquier rincón, de una manera sutil, pero hacerlo.

– Nos podrías adelantar algo de la próxima colección…

Es mas orgánica. Vida submarina… Hay muchos elementos comunes con la anterior, acabados, proporciones; pero distinta. ¿Que tendrán que ver los tubos con los cangrejos?. Es mucha responsabilidad. Con la primera no esperas nada, con la segunda toca trabajar la identidad creada y eso no es fácil con los tiempos que corren, la crisis. Aún así, uno no ha de pervertir su estilo por vender mas, nunca funcionara.