Aprender, crecer (o no crecer), inspirarse y disfrutar ¡Echemos lo bueno en la mochila!

20131110_14245e22

Una mochila es una carga, pero puede ser una carga muy bonita. No hablo de esta genial mochila de Como Mis Papis que llevo en el artículo, si no de la metáfora de poder guardar en nuestro “pequeño espacio” lo que la vida nos va dejando de enseñanzas, vivencias, sensaciones y emociones. En el trascurso de las estaciones tenemos que aprender a guardar las cosas que nos motivan en la mochila de nuestras vidas… pero, cuidado, no dejemos que sea tan grande como para que pese demasiado y no nos deje avanzar.

20131110_142456 20131110_142540

Nuestra mochila vital debe tener el tamaño exacto, siempre, y tenemos que intentar que nos represente, que sea ese bolso que llenas de “tu imprescindibles” y del que no te separas ni aunque te duela la espalda – si, esto va por ti, morena – o como esas zapatillas cómodas que te pones para pisar bien fuerte y que te acompañan en los días más fatigosos. Tiene que estar contigo, y si te anima y divierte, mejor que mejor.

20131110_1424522 20131110_142638

Por ese motivo me ha gustado tanto la mochila que os enseño, llena de color y sencillez, pero a la vez llena de piezas que ir mezclando. (Si os ha gustado, aquí podéis conseguirla). Sin duda esta mochila – la metafórica y la real – si que puede guardar muchas cosas, pero sin que te moleste en tu camino vital, y acompañándote con simpatía.

20131110_142434

Gafas de sol: Carrera / Polo: Primark / Sudadera: H&M / Cazadora: Zara / Mochila: ComoMisPapis / Vaqueros: DOC Jeans / Zapatillas: Puma