Comienza mis reflexiones sobre la Semana de la Moda de Valencia dedicada a la Primavera- Verano de 2012 con esta frase sobre la presencia de este tendencia en los desfiles de Álex Vidal, Encarnis Tomero, Jaime Piquer y Juan Vidal.

Sin lugar a dudas es una tendencia que sigue presente, rememorar los 60 adaptándolos a nuevas inspiraciones con el fin de crear algo entre lo clásico y lo moderno. No se trata de una visión anclada o copiada de los sesenta, no se trata tan siquiera de una actualización, sino que lo veo como un homenaje a cortes, colores y formas que sentaron base en la moda posterior.

Alex Vidal

alex_vidal___pasarela_43107687_320x480 alex_vidal___pasarela_217984345_320x480 alex_vidal___pasarela_535478316_320x480 alex_vidal___pasarela_734706996_320x480

Nos ofrece una visión muy urbana y casi rockera de una mujer decidida, pero que apuesta por cortes sesenteros como muestra de cierta ingenuidad. Eso, contrarrestado por el material escogido – el cuero – consigue una alegoría de mezcla de sensaciones muy interesantes. Porque sin duda, también hubo “niñas malas” con cara de no haber roto un plato en su vida en los 60.

Jaime Piquer

Los volúmenes y los juegos de colores (estampados) son la clave para hacer referencia a esa idea de que la moda de los 60 cambió el estilo y el concepto de forma en la moda mundial.

Juan Vidal

Más allá de materiales, que se encuentran en completa evolución, lo que me recuerda a esta tendencia son las formas, femeninas pero discretas (casi todas) y siempre buscando una mujer que encuentra la feminidad no en estar embutida, sino en insinuar el cuerpo femenino.

Encarnis Tomero

encarnis_tomero___pasarela_52309920_320x480encarnis_tomero___pasarela_202261543_320x480encarnis_tomero___pasarela_363541017_320x480

El uso del color, los guiños más popies de la corbata, las formas, unos sesenta relajados…