Quítate Audrey que llega El Señor de las Gafas Amarillas!

Cuando hace algún tiempo escribí este post refiriéndome a la reapertura de la tienda de Chopard en Madrid tras su cambio de look no pensaba la agradable experiencia que me iba a reportar. Os cuento…

Desayuno con diamantes en Chopard Eclechico Gafas Amarillas (3)
El artículo lo leyó, nada más y nada menos, que la directora de Comunicación y RRPP de Chopard en España y Portugal, Helena Bermúdez. Según me contó, le hizo mucha gracia la analogía que hice con un hipotético desayuno en la tienda de alta joyería emulando a una de las escenas míticas y más “fashionistas” del mundo del cine pero con una firma mucho más fresca y natural. Ni corta ni perezosa me escribió personalmente para invitarme a que, cuando quisiera, fuera a conocer en vivo la nueva tienda y desayunar allí con ella. Sorprendido y halagado le contesté que iría encantado a desayunar en Chopard cuando subiera a Madrid. “¿Pero hay cafetería allí?” me preguntó mi abuela. “¡No mujer, que nos invitan exclusivamente!”.Hala, que glamour” contesto.

El fin de semana pasado he estado en la capital y el viernes por la mañana, como no podía ser de otra manera, quedamos para llevar a cabo este ilusionante “Desayuno con diamantes en Chopard” con el que llevaba soñando desde que me lo propuso. Fui con mi fotógrafa y amiga Gema y allí mismo conocimos a Helena que nos estaba esperando con copas de champan, pastelitos, cruasanes, arándanos, etc… Nos sentamos en el precioso espacio interior de la tienda y distendidamente comenzamos a charlar sobre la firma, la nueva tienda, la alta joyería y relojería.

Desayuno con diamantes en Chopard Eclechico Gafas Amarillas (2)

Helena nos explicó de primera mano la historia de la firma y la gente que la conforma, como Caroline Scheufele, que no duda en apostar por creaciones originales e innovadoras desligando el concepto de rancia alta joyería que todos asociamos a firmas de lujo. Hablamos sobre la presencia de Chopard en las alfombras rojas de medio mundo y cómo es la encargada de hacer la Palma de Oro. Nos enseño las diferentes y epatantes piezas inspiradas en animales que se realizaron por el 150 aniversario de Chopard – y que se anticiparon a la actual moda de la joyería animal. También estuvimos charlando de las piezas en alta relojería de la firma, tanto para hombre como para mujer y nos definió estupendamente cómo se realizan los relojes, con todas las piezas realizadas por artesanos y con complicaciones increíbles (fases de la luna, calendario, etc.)

Desayuno con diamantes en Chopard Eclechico Gafas Amarillas (8)

Una de las cosas que más ilusión me hizo y que valoro enormemente de una firma tan importante como Chopard es que Helena se interesó por lo que yo pensaba sobre la marca, la imagen y la comunicación de la misma. Me hizo preguntas para conocer con qué la asociaba y para que charláramos sobre cómo se traslada su comunicación y esencia al exterior. Ese detalle definió a la perfección cómo las marcas que verdaderamente se interesan por las opiniones de los demás son las que consiguen alcanzar sus deseos.

Posteriormente dimos un paseo por la propia tienda para ver de cerca las piezas que tienen allí. Pudimos contemplar cómo brillaban los denominados Happy Diamonds – diamantes que se mueven “libres” en la pieza de joyería, y que pronto os enseñaré en una divertida colección –  ver los relojes de cerca y conocer el nuevo espacio de la tienda de Madrid al completo.

Para despedirnos nos tenían preparadas dos bolsitas con tres publicaciones – el libro “Imperiale Gastronomy” sobre “el maridaje” de la alta joyería con la alta cocina; “A Passion for Movement”, un catálogo de la relojería masculina de Chopard donde se explica su fabricación y sus detalles; y un catálogo de la firma en su joyería y relojería femenina – además de una caja de bombones riquísimos, y de la que no pudimos contenernos y esa misma noche comimos un par en el hotel.

Desayuno con diamantes en Chopard Eclechico Gafas Amarillas (10)

Sinceramente, ha sido una de las experiencias más agradables y entrañables de mi vida bloguera! Por supuesto echamos varias fotos y no pudimos resistirnos a emular la famosa escena del escaparate como Audrey, pero con una galleta  amarilla, por supuesto! Quítate Audrey que ha llegado El Señor de las Gafas Amarillas y en desayunar no le gana nadie!

De un gusto exquisito, tanto la tienda como el trato lo cierto es que me hicieron sentir como si estuviéramos entre amigos y en un acogedor salón de una casa más que en una tienda. El verdadero lujo es sentirte cómodo y natural incluso rodeado de la mayor belleza y sin duda Helena y Chopard lo consiguieron con creces. Gracias.