Una técnica para mejorar “la mirada” del hombre sacando partido a sus pestañas pero sin resultar dramático, he probado el lifting de pestañas de Nouveau Lashes y os aseguro que es una opción factible dentro de nuestro día a día.  ¡Descubre mi experiencia aquí!

Sabéis que me gusta experimentar y dar pequeños pasitos para descubrir nuevas tendencias, ideas, marcas o tratamientos; y por eso me animé a probar esta técnica de Lifting de pestañas naturales de Nouveau Lashes especialmente recomendadas para hombre. Si queréis más información sobre esta técnica, podéis visitar este artículo del blog en el que hace unos meses ya la explicaba.

cof 

Consigue un efecto de mayor longitud y espesor con sólo estirarlas, sin necesidad de rizo o extensión, incluyendo (o no) su tintado, dependiendo de la base de pestañas sobre la que se comienza a trabajar. Su precio es de aproximadamente entre 45€ y 60€ – depende del centro donde lo realices – la duración es de 45 minutos y el tiempo que las lucirás puede llegar a las 6-8 semanas (algo que varía en cada persona, por los diferentes ritmos de renovación del pelo). Básicamente – y así me lo explicó la chica de Nouveau Lashes encargada de realizármelo – se trataría de realizar una “permanente como la del pelo pero en las pestañas”.

¿Cómo se realiza el lifting de pestañas de Nouveau Lashes?

  • Paso 1. Se separan las pestañas inferiores con parches de ácido hialurónico, que además calmarán y descongestionarán la zona de la ojera.
  • Paso 2. Para las pestañas superiores, se utilizan unos moldes de silicona. Lo primero es elegirlo en función del tipo de pestaña y del efecto que se quiera conseguir. Una vez colocados, se estirarán las pestañas sobre los moldes, separándolas una por una y orientándolas en función del ángulo que se busque.
  • Paso 3. Se aplican dos productos diferentes que harán que las pestañas queden con la forma deseada, y para acabar, si se desea un efecto un poco más marcado, el tinte.

cof

Mi experiencia

La verdad es que iba animado y asustado a partes iguales. Sabéis que no soy muy pretencioso pero considero que tengo unos ojos bonitos ¿Por qué no sacarle mayor partido? Pero dentro de mi también resonaba la voz de mi conciencia mainstream diciendo ¿y si pareces un Drag Queen? ¡Admiro a los chicos sin complejos y que proponen estéticas extremas  pero no creo tener el carisma necesario para defender algo así todos los días de mi vida y por eso quería un acabado que realzara pero resultando muy natural, más como medida de “tonificación” que como resalte.

Durante el tiempo que dura la realización del tratamiento no puedes abrir los ojos y no resulta una sensación desagradable ni dolora en ningún momento. Te da tiempo a pensar, a charlar con quien te lo haga o simplemente a relajarte. Yo decidí no aplicar el tinte de pestañas para un resultado totalmente natural. El primer momento en que puedes abrir los ojos el efecto es bastante sorprendente, pero os aseguro que es más de cara a uno mismo que hacia los demás; me explico: estamos acostumbrados a vernos y cualquier detallito que cambie en nosotros nos damos cuenta, pero de cara a los demás, no notaron una “gran diferencia”, sino una mejor definición, como mejor detalle en la cara. Si que es verdad que durante los días posteriores recibí comentarios como “te noto una mirada más alegre” o frases de ese tipo, pero que no hacían referencia directa a las pestañas.

Es una opción genial para chicos con ojos pequeños – cuya expresividad se verá ampliada – y también para “perfeccionar” detalles del rostro, porque la sensación no es la de alargamiento de la pestaña, sino de orden y control sobre esa parte del ojo.  Así que si os apetece probarlo os aseguro que encaja perfectamente en vuestro día a día.