La nueva marca de relojes inteligentes Kronaby me llevó hasta su fábrica en Malmö donde pude construir mi propio reloj.

En la actualidad el reloj se ha convertido más que nunca en un accesorio. Ya no es fundamental llevarlo para conocer la hora y por eso empresas como Kronaby ven la necesidad de ir un paso más allá en sus relojes para que vuelvan a cumplir funciones importantes y necesarias para el ser humano. Los relojes Kronaby se tratan de unos nuevos relojes inteligentes que, basados en el minimalismo y tradición estética sueca, proponen estar siempre conectados con el móvil sin olvidar la sencillez y la belleza.

Gracias a tecnología Bluetooth el reloj se conecta con nuestro dispositivo móvil y dentro de la aplicación de la marca se nos permite seleccionar diferentes modalidades para amplificar sus funcionalidades cotidianas. Por ejemplo, permite definir una serie de números que al llamarte hagan vibrar el reloj – para poder tenerlo en silencio y solo hacer caso cuando te llame quien tu quieras. Puedes controlar tu rutina de pasos. Permite hacer fotografías a distancia (modo disparador) o controlar la reproducción de música. También puedes activar el modo “vuelta a casa”, que notificará a quien quieras de tu posición o avisará si pulsas el botón porque corres algún peligro. Todo esto sin la necesidad de estar mirando una pantallita integrada en el reloj, sino únicamente mediante los botones laterales del reloj y pequeñas vibraciones. ¡La discreción al poder!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Kronaby es parte de Ánima, una empresa especializada en productos inteligentes. Comentan:  “Hemos creado una pieza de relojería que hace honor a nuestro amor por los relojes clásicos. Sin excluir la atención al detalle, la hemos mejorado con tecnología para la vida diaria. Por fuera vemos un reloj bonito y con buenos materiales y componentes que resisten la prueba del tiempo. Pero su magia está en el interior con todas las funcionalidades que ofrece al conectarlo al teléfono móvil”.

Mi experiencia Kronaby en Malmö

Para celebrar su lanzamiento, me invitaron a acudir a Malmö (Suecia), donde tiene sus oficinas centrales y fábricas.  Compartí este viaje con Beatriz Espejel y Bruno, del blog “Stay by Bruno”, además de con diversos prescriptores e influencers de todo el mundo a los que nos han nombrado embajadores de marca.

Por la noche asistimos a la fiesta de presentación oficial de Kronaby , ¡en una iglesia convertida en sala de fiestas en el centro de la ciudad! Allí pudimos disfrutar de una presentación de su producto por parte de los creadores de la marca, un concierto en directo, bebidas, risas , conocer al equipo, a los demás prescriptores, brindar por estos magníficos relojes y por supuesto bailar con musicón (“Where´s Abba?!”, grité un par de veces al DJ que no puso ninguna canción de la icónica banda de la tierra).

Kronaby reloj (6) Kronaby reloj (7)

Kronaby reloj (4)

Beatriz Espejel, Bruno, Apollonia (encargada de marketing de Kronaby), dos blogueras suecas (paréntesis obligado y que no puedo dejar de decirlo: las blogueras suecas son diosas en la tierra), Anita (encargada de Kronaby en España) y un servidor.

A la mañana siguiente nos llevaron a las oficinas donde se desarrollan, nacen, crecen y se reproducen los relojes Kronaby. Allí, tras conocer los diferentes departamentos de la empresa, así como los beneficios y funcionalidades del reloj, pudimos ensamblar cada uno las últimas piezas de nuestros dispositivos. Querían que viviéramos la experiencia y que pudiéramos sentir como nuestras estas piezas digitales. Yo elegí el modelo Nord blanco con correa de metal (podéis verlo mejor en este artículo:  Estilo Diario: I need to get away) y la verdad es que me gusta muchísimo. Encaja a la perfección en mi día a día y hace gala de ese minimalismo sueco que tanto me gusta.

cof sdr

cof

Tengo que confesaros que no me gusta nada el diseño de muchos smartwatches. A eso se suma el hecho de que estar siempre conectado y con la minipantallita a ras de muñeca te causa una extrema obligación de estar mirando cada 5 minutos el relojito. Es por ese motivo que opciones como Kronaby me parecen mucho más adecuada, te permite estar conectado sin causarte mayor estrés, te ofrece diferentes posibilidades de forma sencilla y sobre todo hace de la discreción una herramienta que juega a tu favor.

Por supuesto, al acabar nuestra “jornada laboral” como relojeros (guiño, guiño, codazo) y colocarnos ipso facto nuestro Kronaby, celebramos el tradicional Fika sueco, su “pausa relajante para el café”, que con razón cada vez se está poniendo más de moda porque fue estupenda.

cof

Podéis leer aquí las crónicas de los otros embajadores españoles: Suecia, Dinamarca, Kronaby de Beatriz Espejel / Kronaby – The Smartwatch de Bruno (Stay By Bruno).