Una manera de llevar el mar siempre contigo…

Hay mucha gente que necesita sentir el mar cerca para ser un poquito más feliz ¿No conocéis vosotros a gente que dice que cuando lo ve le da fuerza? o ¿aquellos que cada pocas semanas se hacen una escapada estén donde estén para reencontrarse con el líquido elemento? Suele ocurrir a menudo en gente que ha crecido en zonas costeras…. o justo al contrario, los que les pilla lejos pero les apasiona. Para ellos ha nacido la firma Carrick Bracelets, una marca española de pulseras capaces de conseguir que lleves contigo el mar atado a tu muñeca.

Sus creadores son dos amigos de Vigo interesados en la moda, el diseño y el mundo emprendedor y a los que les gustan las cosas bien hechas y apuestan siempre por la calidad. Ingenieros de formación, inquietos por naturaleza, buenos amigos y con algo muy importante en común: han nacido y vivido en una ciudad costera. Da igual donde te lleve la aventura de tu vida, pero con estas Carrick en tu muñeca parte de tu pensamiento seguirá vinculado al mar.

Pulseras Carrick (3)

Se realizan en dos materias primas y con cierres diferentes, pudiéndose combinarse de diversas maneras. Ofrecen varios modelos para él y para ella de ante o de poliéster. Utilizan cabos de muy alta calidad, resistentes a la abrasión que no se ponen rígidos con el paso del tiempo y se mantienen flexibles para adaptarse perfectamente a tu muñeca. Los cierres están hechos en acero AISI 316, resistente a la corrosión del agua salada. Los colores están disponibles con cualquier cierre.

Pulseras Carrick (2) Pulseras Carrick (7)

Pulseras Carrick (6) Pulseras Carrick (4)

El nombre del buque, Carrick, proviene de un nudo utilizado en el mundo náutico. Se emplea a la hora de conectar dos cabos que son extremadamente rígidos para ser unidos por nudos convencionales. No solo aporta en lo funcional, sino también en lo estético a través de su diseño.

Yo por ejemplo, llevaba una de piel negra con anzuelo en esta Review Acces Steam y se ve perfectamente en la foto de cabecera cómo aporta un detalle distintivo, un detalle personal y único. Me la he puesto en varias ocasiones para salir y un par de personas se han interesado en saber de dónde era, explicando algo parecido a lo que comentaba al principio del post, que les gustaba la idea para acordarse del mar. Asi que se convierte, tanto en un capricho divertido, como en una buena opción para regalar si conocemos a apasionados del mar.

Fotografía: Asier Iglesias