Es el último día / o primero – según lo positivista que seas – y hay que celebrarlo con sus ¿tradicionales? bragas rojas.

Me ha gustado este anuncio de Toyota Japón. Viene al pelo para recomendaros que lo mejor es darle la bienvenida al año nuevo con unas bragas rojas y muchas sorpresas… Algunos dicen que será un año de mal augurio por el número fatídico en que acaba – 2013 – pero yo creo que puede ser justo al revés, el año de nuestras oportunidades, de seguir adelante sin mirar atrás, de apostar por nosotros mismos – seamos como seamos – y, sin duda, de sorprender.

¿Stav Strashko ya ha aprendido la lección y tu?