El nuevo y tan esperado anuncio de Chanel nº5 con Brad Pitt viene echando el “humo” a la cara. ¿Ineludible?

Tras aparecer una “segunda parte” – lee abajo la post edición del blog – este se convierte en el “teaser” más controvertido de la moda

A nivel de “teaser” se ha tratado de un  verdadero “campañón”, dada la intriga y la expectación generada, la enorme curiosidad que suscitaba, la innovación en la casa (si se puede llamar innovación que un hombre anuncie algo de mujer), y sobre todo por apostar por un acierto seguro y viral como el mítico actor. Era complicado pensar cómo Brad Pitt iba a conquistarnos a todos para seguir comprando como locos la “sencilla” y “fresquita” (porloscohones) fragancia… y claro, estaban todos tan nerviosos que lo mejor fue decir: “vamos a fumarnos un peta y a ver que sale”: Aquí podéis ver el resultado dirigido por Joe Wright.

Por lo que yo veo, se me viene a la cara, como un soplido lleno de humo de porro un Brad Pitt un pelín sobreactuado, hablando de conceptos inconexos que pretenden ser inspiradores pero que poco o nada tienen que ver con la fragancia… a lo que se le suma una mirada más que perdida.

A eso se le suma un silencio “sobrecogedor”, una camisa arrugada y un señor de las luces que no sabe exactamente dónde va a poner el huevo, además el cámara se mueve y balancea acercándose poco a poco al “literato” – tal y como haríamos todos cuando intentamos comprender de qué se nos esta hablando –.

Tras el guiño final al futuro con esa escena del universo “on fire“… hacen de paso un homenaje al universo, a Félix Baumgartner en definitiva. Además, se añade un clame tan “ineludible” como “ineludible”, tan genérico e insustancial que podría ser aplicado a cual cosa. ¿Qué querían decir con esa calada?

Brad Pitt Chanel n5

Campaña gráfica firmada por Steven Klein

En Vogue definen30 segundos de un spot tan minimalista como complejo –así define el actor las claves del éxito de este perfume”.  ¿WTF?

Si se les quería ir la olla, incluso apostar por una comunicación diferente, arriesgar y sorprender haciendo algo de valor atemporal, lo mejor hubiera sido dejarse llevar y no caer en el simplismo y en el “ineludible” reclamo de cara de niño bueno de Brad.

¿A qué huele todo esto? Esta claro ¡A porro, pero de Chanel!

EDITADO: (miércoles, 17 de octubre, 2012). Un par de días después del “bombazo” de arriba, la casa Chanel saca lo que ellos definen cómo la “segunda parte” del anuncio y la que a mi me huele como “lo que de verdad queríamos poner, la verdaderamente comercial, la inspiradora, la que va dirigida al público final y la que VA A GUSTAR si o si, de una forma nueva y “original” – bueno, tiene cierta similitudes con último de Gucci, con la ciudad y el dorado.

Me parece bastante mejor y, obviamente más completo, pero aún así tengo sentimientos encontrados con el vídeo  y la idea de mezclar escenas “irreales” e inspiradoras con las partes casi documentales de Brad, la mezcla de color y brillo excesivo mezclado con la simplicidad del blanco y negro del Pitt emporrado… me parece a la vez una transgresión y un choque interesantísimo y a la vez, precisamente por lo mismo algo que me chirría.

Sea como fuere, el perfume a mi me carga un poco y NUNCA conseguirán algo tan chulo y emocionante como el dirigido por Baz Luhrmann con Nicole Kidman. Y punto, eso es así, y punto de nuevo.