Esta colección trae hasta nuestros días una historia real,una historia llena de sentimiento, realismo y,en parte,una critica social de la mano del diseñador granadino Jairo Díaz.

Jairo Diaz Resureccion (1) Jairo Diaz Resureccion (2)

La actitud y hechos de la alta sociedad alemana ante la pobreza extrema, lágrimas de cristal obtenidas y reutilizadas de lámparas de aquella época y tornillos del material más preciado “el hierro”, con el que los judíos fabricaban piezas para automóviles, utensilios de cocina etc.. Los diseños de Jairo se completan con complementos de Inmaculada Vergara, gafas de sol del siempre impactante Citrique Heart y bolsos de Delia Cruz.

Tejidos duros en apariencia como la fuerza de las personas que sentían en su propio cuerpo el drama y el tránsito de los campos de concentración (gabardina rallada) pero,a la vez,suave como su sentimiento con un toque de algodón (popelín).

[simpleviewer gallery_id=”3″]

Ella,que lucía sus mejores galas para la fiesta del General,observaba y se estremecía de miedo y coraje al ver en el patio trasero de palacio cómo las personas se apiñaban envueltos por pijamas rallados y se adentraban en una oscuridad que las transformarían en polvo.

En el salón,los grandes cargos militares,entre ricos muebles, lámparas de cristal y sofás de piel,saboreaban el vino amargo de la ira a la vez que cerraban sus sucios planes;y de pronto se hizo el silencio,silencio de muerte…

Silencio de muerte,de engaño,y silencio que se cortaba con las risas y las burlas de aquellos que,un tiempo atrás,jugaron con vidas ajenas.

La seña de identidad era el amarillo y un pijama su uniforme;cual nazareno caminante hasta su gólgota de agonía ,sufrimiento y cruz.

O la piel áspera que se plasma en color gris para dar vida al tránsito psicológico, y el amarillo,color con que los nazis representaban a los judíos.

Tejidos ricos en estampados barrocos, bordados, punto..etc,tratados con tintes naturales, basando ésta colección en tres pilares fundamentales de toda creencia: Tránsito, Muerte y Resurrección… buscando siempre la luz que ilumine el final nuestras almas.

Fotografías: Marta Ruiz Vera