Genial colección de Giambattista Valli en la última Semana de la Moda de París donde a través de simetrías o asimetrías nos traslada un espíritu elegante.

[nggallery id=33]

Es muy difícil conseguir una propuesta estable, interesante, sencilla y a la par ilusionante, sin renunciar a la elegancia, a la esencia de la firma y mucho menos a ciertos toques de innovación. En este caso el diseñador italiano – que recordemos que entró en la “definición de alta costura” a finales del año pasado – ha conseguido consolidar sus propuestas creando una colección irresistible y real (capaz de verse caminando por las calles) donde la simetría o la ausencia de la misma no se muestra sólo en los tejidos y estampados elegidos, sino en las formas que configuran una mujer un tanto “clásica” pero que valora renovarse o morir.

Según he leído no es lo que se esperaba de él…. A mi tampoco me ha sorprendido y enamorado tanto como las colecciones anteriores, pero reconozco cierta virtud en evolucionar hacia la calma… para poder así no sólo establecerse, sino también poder volver a sorprender en breve…. Estoy seguro que nos queda Valli para rato.