La moda es moda y la publicidad es publicidad, con todas sus cosas buenas y malas, pero no te lo tomes como algo personal, por favor.

Sabéis que soy una persona que intentó ver siempre el lado positivo y tolerante de la vida. Pero hay momentos que me sacan de mis casillas. Recientemente ha saltado una polémica mundial que me ha cabreado muchísimo; no ya tanto por este caso en concreto, sino  por la estela y acumulación  que llevamos viviendo sobre los mismos conceptos desde hace un tiempo en el mundo de la moda, la belleza y el lifestyle.

Aunque no tenga muy claro a qué se refiere, valoro y acepto el concepto de mujer real, y sobre todo el hecho de no falsear hasta el infinito las imágenes que pretenden venderse como cotidianas. Hay que dejar claro meridiano que una cosa es arte fotográfico (véase Annie Leivobitz, que de realidad tiene bien poquita) y otra cosa es intentar colarnos como cierto algo totalmente irreal. Aún así, consideró que los anuncios no tienen porqué ser para todo el mundo, ni suplir los defectos que cada uno tenemos vinculados a nosotros mismos.

Y me explico que no quiero en este post “talibanes abogados del diablo”que se enfaden

Por favor, que eliminen todos los anuncios de publicidad en los que salga gente alta porque la gente bajita podría sentirse incómoda; que eliminen todos los anuncios donde aparezcan chicas con los ojos azules porque las de los ojos marrones pueden sentirse inferiores; por favor, que eliminen todos los anuncios donde salgan bebés monísimos porque vaya que el tuyo sea más feote; que eliminen todos los anuncios donde aparezcan casas espectaculares porque viendo la mierda de la tuya puede ser un drama absoluto… ¿ tiene esto algo sentido?

La moda no tiene que arreglar tus complejos (2)

Pues ese requiebro psicológico un tanto gilipoller es muy parecido al que ha causado la última revolución en el mundo de la publicidad y el lifestyle. En este – maravilloso – anuncio aparecía una modelo estupendísima – su nombre es Ymre Stiekema – en el que se ve corriendo con un carrito de coche Bugaboo con su propia hija.

La gente ha puesto el grito en el cielo por dos motivos principales: el primero es el atuendo de la chavala que puedo comprender te llame la atención al ver a una mujer así corriendo en bragas; y en segundo lugar – lo que nos lleva a este post – ha sido por mostrar una imagen de madre runner con ese cuerpazo. La principal reflexión es que al mostrar este imagen de madre se está perjudicando a todas las demás que no son como ésta diosa nórdica. ¿WTF?  Parecido a ocurrido con la peli Disney – Pixar “Al revés”, que ha recibido crítica porque “Alegría” es alta y delgada y “Tristeza” es bajita y rechoncha.

Exactamente lo mismo ocurre cuando se habla de moda y como las propuestas que aparecen en pasarela, editoriales o fotografía no responden a lo que una persona normal utilizaría en su día a día  y se las ataca diciendo “que no refleja una vida real”.

Cómo habréis podido intuir a estas alturas del post, creo que la gente es absolutamente tonta y espera que la publicidad, el cine, la moda – que obviamente se hacen simplemente para llamar la atención y de manera aspiracional  – se conviertan en la salvación de sus complejos. ¿En que cabeza cabe que si yo soy una madre “normalita” la publicidad tenga que mostrar madres normalitas? Habrá que definir el tipo de público al que va dirigido el anuncio, y por ende, entenderlo. Y más aún sin valorar el esfuerzo de cada uno. Esa modelo, runner desde pequeña, sale a correr cada día y se machaca. ¿Es por eso menos madre que la que se queda en casa viendo Sálvame? ¡No seamos demagogos! Al igual que con el cine y sus personajes que tienen que mostrar una u otra característica; la gente es demasiado susceptible y no comprende que para transmitirlas se deben basar en elementos gráficos potentes.

La moda no tiene que arreglar tus complejos (3)

¡La publicidad, la moda, el cine o el lisfestyle no tienen porqué arreglar tus complejos!  Eso debe formar parte de la educación individual y sobre todo de la tener opinión crítica y conciencia – tanto para ti, como para los demás.

No voy a entrar a debatir de nuevo todo ese terreno pantanoso alrededor de la imagen que se proyecta de la mujer, los complejos que propone la moda a las chicas jóvenes o cómo el marketing consigue que nos gusten cosas por narices porque considero que todos tenemos que tener claro, de base, que esa manipulación no es positiva…. pero de ahí a que no se pueda anunciar algo por la sensación de que va en descrédito de todos los demás, creo que es una soberana soplapollez.

¡Ah! ¡Se me olvidaba! Pido, por favor, que eliminen de la faz de la tierra a David Gandy porque creo que nos hace a todos los demás hombres del mundo sentir muy mal con nosotros mismos. Propongo que la ejecución sea pública y retransmitida en directo para exorcizar así todos nuestros complejos como hombres inferiores.  Y Gisele Bündchen, querida, cubre tus espaldas que serás la siguiente.