“Siento mucho haber tardado tanto en actualizar…” ¿Os suena?

Estoy seguro de que sabéis de qué hablo, incluso, puede que conozcas o seas una de ellos. Esa gente que publica un post cada tres o cuatro meses y siempre empezando con la coletilla “siento mucho haberos tenido abandonadas todo este tiempo pero he estado muy ocupada” y no se pueden olvidar acabar con el típico, aunque nada creíble, “prometo que no pasará tanto tiempo hasta mi siguiente post”.

Estas supuestas blogger acuden a algunos eventos o convocatorias; y resulta que más allá de poner la foto del momento en Instagram – y a veces ni eso – luego no trasladan todo eso a sus blogs, entonces ¿Para qué han ido? ¿Qué pretendían ellas o las marcas que invitan? No entiendo nada. Incluso aunque el post sólo tratara de “esto me puse para ir a tal evento de tal marca”, ya compensaría pero ni siquiera lo hacen.

las bloggers vagasIndependientemente de dichas decisiones, me chirría mucho esa gente que le encanta disfrutar de todo lo bueno que conlleva tener un blog de moda – ir a eventos, que te regalen cositas, que te inviten o te identifiquen, pero que luego no les interesa tanto tener que escribir, trabajar, y todo lo que conlleva el mundo online en el que se desarrollan las bitácoras.

El problema llega cuando se trata a todos bajo el mismo rasero, seas de los que hacen unas crónicas larguísimas – como yo, que reconozco que a veces me paso – o aquellos que publican una vez cada 6 meses. ¿Se valora igual el trabajo? Y muchos más indignante es cuando estas bloggers incluso se quejan porque el trato no es igual por parte de las marcas.

Puedo comprender que hay momentos en los que tenemos más o menos dedicación y algunos blog que tienen unos tipos y periodos de publicación más amplios pero no con tanta caradura. ¿Hay tiempo para ponerse monísima e ir a por los regalos pero no para publicar? ¡Que me lo expliquen!

Sabéis que abogo 100% por la libertades individuales, y que cada uno haga lo que quiera con su tiempo y su blog, pero toda esta gente deben aceptar que son lo que yo denomino unas “bloggers vagas”.

Y me surge una gran duda:

¿Eres runner si sólo corres una vez al mes? Pues entonces ¿Eres blogger si publicas de higos a peras?