Es capaz de revalorizar el metal a través de nuevas técnicas y diseños origínales. ¡Estas joyas sí que son atemporales!

La Joyería es un mundo que me fascina, y cómo extrapolar la creación y la creatividad a estos objetos de deseo. Por eso estoy muy agradecido a Nata Arambarri de C´est Moi? por esta entrevista, ya que creo que su firma expone claramente cómo una joya puede ser verdaderamente una obra de arte escultórica.

Nata Arambarri creo la marca C´est moi? en 2007 con un objetivo claro dar un giro a los diseños de la joyería convencional y diseñar piezas originales que hacen sentirse única a la mujer que las lleva. Ella misma realiza tanto el diseño como las piezas dejándose llevar por la inspiración, pero basándose en una experiencia y estudios muy interesantes…

En las imágenes podemos ver la nueva colección para 2012 y como ella misma la define “muy colorida, todo de plata con baño de oro, y montada en cuarzos de colores alucinantes!” Yo indudablemente soy muy fan de esta chica ya que consigue piezas increíbles y llamativas pero ponibles…

– ¿Porqué este nombre?

Me divertía mucho. Me parece que le da un toque glamuroso a la firma, también creo que refleja muy bien a las piezas pues son piezas únicas que hacen a quien se las pone sentirse completamente única.

– Se contrapone la juventud con la madurez de las piezas…. ¿Cómo surge la inspiración?

La inspiración surge algunas veces, pero yo creo en que más bien se trabaja. Museos, galerías, libros, hay que estar constantemente empapándose de todo lo que nos ofrece el mundo para tener ideas a la hora de sentarse a trabajar.  Personalmente, suelo comprar las piedras (que suelen ser piedras muy especiales) y a partir de ahí empiezo a crear la pieza. No dibujo antes ni tengo en mente lo que quiero, va surgiendo mientras trabajo.

– ¿Cómo es el proceso de investigación con nuevos materiales y formas?

Mas que nuevos materiales en lo que me especializo es en el trato que le doy al metal, investigo nuevas texturas que se le puede dar a este último (utilizo casi siempre oro y plata, alguna vez bronce). Realicé un curso de joyería en Saint Martins School en Londres que se llamaba Experimental Jewellery, allí aprendí como ir investigando en el metal y como conseguir diferentes acabados, me fascina, hay veces que hasta parece que has cambiado el metal con el que trabajas!

– Joyas hechas a mano… Piezas únicas… Pequeñas obras de arte… ¿Cómo se consigue tasar económicamente algo así?

Es muy difícil, ni siquiera creo que lo haga bien, pero también es de lo que una vive y hay que estar en el mercado. Lo calculo según el material y las horas trabajadas.

 – ¿Cómo se reflejan las tendencias en el mundo de la joyería?

Las joyas pueden ser una tendencia en sí mismas! No creo que la joyería tenga caducidad, no veo que se lleven más los diamantes en un momento determinado que en otro. Las joyas son atemporales, no siguen tendencias tan estrictas como la moda, la bisutería en cambio sí.

 

– ¿Qué es lo más complicado en la creación y mantenimiento de un negocio de moda como este? ¿Compensa el camino?

En este negocio todo es complicado. Primero hay muchísima competencia, luego está también la dificultad de darse a conocer, llegar al público, gustar, que te elijan a ti y no a los demás… La verdad que no es un camino nada fácil. A mi me comprensa porque me apasiona mi trabajo, pero me cuesta mucho esfuerzo salir adelante.

– ¿Qué piensas de las firmas o mercados que ofrecen copias y joyas a muy bajo coste? ¿Cómo afrontar esta competencia?

La verdad es que particularmente mis piezas son muy distintas a lo que se suele ver. Al ser piezas únicas, escultóricas, todas las hago yo a mano y no sigo ningún tipo de estética determinada, todas mis piezas son muy particulares. Es justo en esto en lo que yo me apoyo para diferenciarme del resto de marcas.

Puedes conocer más y preguntar por ellas en su propia web.