Si ya la anterior campaña de Guess me encantó con su fresca propuesta – sí, se puede ser fresca aunque sea cincuentera/sesentera – en esta ocasión nos presentan, siguiendo con el mismo rollito, la colección de primavera-verano. Y aquí sí que nos ponemos frescos!

Con la misma mirada felina y la misma picardía, pero trasladándonos a entornos mucho más veraniegos, tales como playas o chiringos, nos llevan a una inacabable fiesta en la playa protagonizada por Elsa Hosk, Alyssa Miller, Kate Upton y Silviu Tolu, que bajo la fotografía de la magnífica Ellen Von Unwerth lucen espléndidas.

Pero mi admiración personal por este “rollito” no debe nublarme la vista como fashionista, y también valoro que es una fórmula ya explotada y que no aporta demasiada novedad en cuanto a la propuesta anterior, quizá han apartado un poco la mirada más roquera, y se han centrado más en las miradas sixties, pero no como para dar un salto significativo. La ropa es diferente, si – y muchísima menos! – la localización es diferente, si. Pero todo es más de lo mismo!

Además, considero que la utilización por completo del Blanco y negro ha conseguido que nos podamos perder unos colores muy interesantes, los que aporta la cálida luz de la playa. Esa sobreexposición en B&W consigue que alguna información se nos pase. Creo que se podría haber seguido el rollo pero no tras un copia y pega, sino como una evolución natural de los mismos años 50.

Aún así, hay algunas fotografías – como dije la otra vez- dignas de poster!