Puede que no seas supersticioso pero es martes y 13 y nada mejor que repasar algunas ideas que destacan la mala suerte que puede conllevar el mundo de la moda.

La suerte, esa idea abstracta que a algunos agobia, a otros justifica y a muchos les pasa desapercibida hasta que comienzan a ocurrir cosas muy malas o muy buenas. No es de extrañar oír de vez en cuando eso de “que buena/mala suerte has tenido o estoy teniendo”.  Alguien tan ecléctico como yo hay días que cree 100% en la suerte, y otros en los que aboga por el sentido común trasladados por los resultados del esfuerzo y la dedicación. Pero incluso en el mundo de la moda puede ocurrir detalles con muy mala suerte… y podemos buscarles tres pies al gato (en este post por supuesto negro) pero siempre vendrá a nuestra cabeza esa muletilla. “Que mala suerte!”

AVISO: POST CON BIEN DE IRONÍA

La mala suerte y la moda (1)

Carmen Calvo, Que te pillen con una copia! Y no estamos hablando de egobloggers con bolsillos vacíos y adictas al grupo Inditex,  sino de Ministras que acuden a Cibeles en el año 2005 – Con un par. En este caso la mala suerte es que no podemos hablar ni siquiera de “inspiración”, u “homenaje” o copia de esas que tienen un pase como las de tiendas de moda de masas, es simplemente una falsificación de Louis Vuitton.  Esto es un chining puro y duro!  “Que mala suerte leñe, en el barrio no se habían dado ni cuenta” – pensó Calvo.

John Galliano: ¿La pillada del insigne diseñador fue mala suerte o una pura y dura revelación de su estatus de personaje público?. Lo único que sé es que dejó bien claro que no estaba del todo bien de la cabeza…. Esperemos que se recupere y vuelva pronto!

La mala suerte y la moda (7)

Que la gente piense que estas fatal de lo tuyo y anoréxica sin ser tu nada de eso: El último revuelo sobre esto tiene como protagonista a SAR La Leti que por una mala pose, vestuario y luz (aquí explican los detalles muchísimo mejor) todos pensamos que estaba al borde de cumplir el deseo de Mariah Carey, pero no, nuestra princesa vigoréxica sólo se cuida cual Madonna. Si aprendiera a posar como una egoblogger esto no pasaría…

La mala suerte y la moda (8)

Amigos tocapelotas y móviles con cámara de fotos: Kate Moss supo de lo que hablábamos al ver publicada esta foto en medio mundo.  Sin duda la mala suerte está en que ya no se puede estar tranquilo ni drogándose uno, oye!

La mala suerte y la moda (10)

Otra top “en apuros” y con muy mala suerte es Naomi Campbell por que, que vayas a tirar tu móvil contra una pared y una asistenta se ponga en medio… “Que mala suerte, si lo llego a saber apunto a otro lado” pensó la diosa de ébano que desde entonces vigila como un lince su puntería.

Cuestión de Calcetines:

La mala suerte y la moda (6)

Que no te de tiempo a quitarte los calcetines como Esperanza Aguirre. “La razón no es otra que la rapidez con la que la presidenta ha querido mostrarse a los madrileños y explicarles su odisea. La presidenta ha ido, literalmente, del tiroteo en Bombay al avión y del avión a la rueda de prensa, sin pasar por casa para acicalarse” (Cita del País). Si claro! La mala suerte no es no haber llevado pantalón, o botas, o quitarse los calcetines antes de comparecer.. sino que no nos demos cuenta de lo culjanter que es!

La mala suerte y la moda (9)

Los tomates de Paul Wolfowitz, que por aquel momento (2007) era presidente del Banco Mundial. A todos nos ha pasado que justo cuando llevas los calcetines más feos es cuando te encuentras los zapatos de tu vida en un escaparate… en este caso, él, sabiendo que iba a visitar a instituciones asiáticas, debió suponer lo del cambio de cultura! Esta claro que esto es una jugarreta más de la llamada mala suerte.

La mala suerte y la moda (4)  La mala suerte y la moda (3)

Que te pillen copiando vestido (o que te copien todo el rato): la mala suerte de la princesa Carlota Casiragui es que la han pillado ya varias veces luciendo modelitos repes… y esto en una princesa trendy, culjanter y de todo esta muy feo.

La mala suerte y la moda (5)

o bien que todo el mundo nos demos cuenta de que andas copiando – casi a pies juntillas – tu nuevo anuncio con David Gandy emulando al gran Yves. ¿Que nos han enseñado estos dos ejemplos?  Que copiar, en general, es mal!

No ir nada residual, ni clásico ni moderno, no tener amigas, ni ganas, ni un blog…. Si por el contrario tienes todo esto, con un poquito de suerte, puedes lucirte en la Fashion Night Out de Madrid y “quedar de lujo” ante toda la red, redes sociales y la blogosfera dedicada al mundo de la moda en todo el país.

La mala suerte y la moda (11)

Que te saquen en Egobloggers WTF. Aunque yo mataría por salir ahí – si publicara mis looks tendría alguna oportunidad – a lo mejor a otras egobloggers no le sienta tan bien la sorna con la que analizan los post y las fotos en este espacio “libre de malos humos”.

La mala suerte y la moda (12)

O que te pillen en un Photoshop Disaster….o en cualquiera de esas horribles listas de las peores vestidas, peor maquilladas, peor peinadas, peor de todo del mundo… “¿Porque yo? Señor llévame pronto!”

La mala suerte y la moda (13)

Y encima que llegue Juanjo Oliva y te diga, “esto te queda como un tiro”…

Que “prohíban” tu peinado en todo un país. Y si no que se lo digan a Verónica Lake que tuvo que guardarse el peek a boo para no tener que cerrar las fábricas. “En América tuvo que prohibirse su peinado ya que a causa de las fugaces cegueras de sus melenas no rendían al máximo en su trabajo”. Que mala suerte, con lo monísimo que es.

La mala suerte y la moda (2)

Que se piensen que andas metiendo por los ojos publicidad subliminal… como en el ejemplo del anuncio gigante de Calvin Klein en Nueva York.

¿Mala suerte o diseñadores hijoputescos?

Caerte en una pasarela. Porque hasta las modelos en la pasarela deben temer a la mala suerte, y si no que se lo digan a estas pobres que pasarán a la fama por tambalearse cual ribereño junco sobre esos taconazos y esos suelos resbaladizos. Pobres.

Pero siempre, pase lo que pase, nunca hay que temer al amarillo que no es símbolo de mala suerte – por una tonteriita de accidente en un teatro, puaj, – sino que puede ser señal de buen humor, de luz del sol, de calor y de inteligencia y simpatía… y aquí os dejo con otro señor de las gafas amarillas que os dice aquello de ¡Que mala suerte!

Otro Señor de las Gafas Amarillas con un fondo muy Versace para H&M