Un joven gallego que tiene muy claro lo que hace, lo que ha hecho, y lo que quiere hacer, Ecléchico entrevista a Álex Regueiro, un diseñador de alta costura y trajes tradicionales (sin duda alta costura también) que nos expone su ferviente amor por cada una de las obras que realiza.

detalle

¿Cómo empezó esta aventura con la moda?

En mi casa, desde que tengo memoria, se ha vivido la moda y la costura de una manera muy intensa. Es una tradición familiar de las que se tienen noticias desde mediados del siglo XIX. Mi abuela es una excelente sastra-modista y de su mano tomé contacto por primera vez con hilos, agujas y pasamanerías. Ella me enseñó a amar a la moda cuando todavía era muy, muy pequeño.

– Una firma con nombre propio, cual es su identidad, cuales son las aspiraciones y que pretendes trasladar con tus diseños?

Siempre he tenido claro que mi trayectoria profesional estaría estrechamente vinculada a mi costura, a mi manera de entender la cultura del vestir. Quizás porque estoy seguro del porqué y del cómo hago las cosas, defiendo la identidad de mis creaciones usando mi propio nombre. La etiqueta Álex Regueiro está reservada a diseños muy meditados, realizados con el mayor mimo y de forma 100% artesanal. Mis diseños quieren ser el reflejo del mundo interior de cada mujer, de su magia, de su romanticismo o de su fuerza; es decir, la envoltura perfecta para un momento irrepetible. En cuanto a mis aspiraciones, la verdad es que son muchas, y París, no voy a negarlo, una muy importante.

– Un impresionante curriculum siendo tan joven…pasión por la moda?

Desde luego. La moda me apasiona, y mis grandes maestros: Vionnet, Chanel, Pedro Rodríguez o Balenciga me han enseñado que en esta profesión el 50% es ilusión y el otro 50% trabajo.

– El tema de los trajes tradicionales me parece curioso, porque al fin y al cabo se trata sin duda de alta costura, cuéntame cómo difiere este mundo del que todos conocemos de la moda, las tendencias, las “temporadas”… la tradición.. y su vestimenta?

En la alta costura tradicional no hay lugar para la creación, diseño o aportaciones personales. El proceso es muy preciso y riguroso, pues se trata de reproducciones de vestimentas usadas en su momento. En la fidelidad a los patrones, materiales y técnicas radica el éxito de una buena reproducción y conocer en profundidad cómo era la costura del XIX y del XX es una excelente base para crear la moda del XXI. En realidad, todo es una cuestión de perspectivas y a mí me gusta decir que la alta costura tradicional era lo que hoy llamaríamos fondo de armario, un fondo de armario, eso sí, de lujo.

– Requiere este campo una especialización increíble…sorpréndenos con alguna particularidad curiosa

Cuanto más te especializas, menos amigo eres de afirmar verdades absolutas. Aún hoy es habitual oír a muchos “especialistas” afirmar que el traje tradicional era de color negro, por la ausencia de color de las fotografías antiguas, sin embargo, todos los que hemos hecho trabajo de campo comprobamos que la variedad de color era algo normal.

– Pero no sólo de trajes tradicionales vive Alex, cuéntanos cómo es tu trabajo de alta costura, colecciones? por encargo?

Independientemente de que se trate de los modelos de la colección o de un trabajo por encargo, mis trabajos son únicos e irrepetibles, porque cada uno de mis vestidos, abrigos o complementos es para una mujer en singular. El cuidado en la elección de patrones, tejidos, apliques o bordados es una de mis máximas.

Confecciono cada modelo como si fuese el más importante, y lo trabajo con máxima delicadeza y mimo, hasta convertirlo en un vestido-joya.

– Una colección “privada” en la web, ¿que tienes que esconder?

Jeje. Hemos creado una zona reservada en la web donde mis clientas y los especialistas en moda pueden ver un adelanto de mi colección 2011. No hay que olvidar que para mi clientela la privacidad y exclusividad son muy importantes. Conocer la opinión de editores, bloggers y estilistas en estos momentos del proceso es para mí de enorme importancia.

– Cuéntanos porqué y cómo se pueden conocer tus diseños…

Nos gustaría que la presentación oficial de la colección 2011 de vestidos-joya fuese en primavera, . Lo que ya hemos decidido es que será en Madrid y en un acto singular. Dada la complejidad del proceso de elaboración de las piezas, no te puedo concretar una fecha exacta.

– Única, sueño, capricho, luz, brilla… palabras muy positivas, muy esperanzadoras… la moda es sueño?

Por supuesto, pero un sueño que a mí me gusta hacer realidad en cada creación. Cuando la energía de clienta y couterier fluyen en la misma dirección el resultado solo puede ser el soñado. Mi actitud como creador es la de convertir esa ilusión en joya, y siempre la de hacer brillar a cada mujer con su propia luz.

– Nos puedes contar cómo era el vestido del que estás más orgulloso, la joya de la corona de Álex Regueiro.

Por mi visión de la costura, supongo que mi obra más querida, es siempre la pieza que tengo entre manos; así que, esa pieza ahora mismo, sería el night-dress en el que estoy trabajando, para la que he creado una aplicación íntegramente bordada a mano con cerca de 16.000 abalorios de cristal.

– Planes de futuro, personales y profesionales..

Todos. ¡Me gusta pensar que lo mejor está por venir y por vivir!

— Bio —

alexclose1_media Álex Regueiro (Santiago de Compostela, 1977), siguiendo la tradición familiar, supo que la costura, la moda y la historia de la indumentaria serían su vida antes de saber leer y escribir. Y, si a los 7 años ya calcetaba, a los 8 sorprendía ganando concursos con sus propias creaciones, y a los 11 se postulaba como sucesor de Armani. Con 18 era un artista del Corte y un año después, era reconocido oficialmente como artesano.

Santiago Bazarra, patronista internacional, fue su mentor a partir de 1998, presentando de su mano al año siguiente su primera colección de mujer, que se inspiró en la mística de la naturaleza de Galicia. Fue todo un éxito. Después de completar su formación en el departamento de diseño y patronaje de Toypes abrió su Atelier en Santiago, que se especializó en la recuperación de trajes antiguos (con 15 años de premios y de labor arqueológica para distintos museos) y en la costura más exclusiva. Formarse, viajar e investigar son sus grandes pasiones, y su mayor ilusión, hoy por hoy, su colección de vestidos joya, con la que en 2011 aterrizará en Madrid.