Hoy quiero confesar que estoy enamorada que esta semana me he saltado el régimen….

Cuando empezó esta Operación Macizo dije que me lo tomaría en serio, prometí que sería honesto y sincero con cada paso que voy dando y que os lo contaría tal cual. Hoy me toca reconocer algo que no me gusta! Debido a diversos trastornos en la agenda varios días he comido fuera de casa, aunque he intentado seguirlo, ha sido más difícil – incluso uno de los días comí en un establecimiento de comida rápida (no pude resistirme cual Paris Hilton. ¡Que sencilla esta chica!) – he tomado algún pastel, me he saltado algunas cenas y lo peor, debido al cansancio, he abandonado eso de hacer algo de deporte todos los días – me he limitado a ir al esgrima y punto. Aunque se ha debido a problemas con horarios, movilidad, etc.… no por ello me estoy quitando la culpa!

Lo cierto es que como comenté en el post pasado con la idea de que me estoy acostumbrando a comer sano (y cada vez me gusta más), el principal problema ha sido, como también comenté, que apenas me doy cuenta de que estoy en un régimen…. por lo que me he relajado…  Ya he tomado cartas en el asunto y después de esos tropezones me he caído para levantarme más fuerte. Voy a ser un poco más estricto. Ya dije que no hacía esto por obligación, sino por deseo; pero para conseguir lo que deseas también hay que luchar!

Aún así esta semana me he mantenido, no he adelgazado pero tampoco he engordado demasiado – únicamente he subido unos 400gr – tampoco ha bajado mi índice de grasa, ni ha subido mi IMC… Según María José de Nútryka significa que aunque me he portado mal no ha sido tan grave y que el cuerpo poco a poco se acostumbra a esta nueva vida y no tiene subidones y bajones de peso agresivos…

Es lo que tiene este genial régimen de Nútryka, no quita los kilos por arte de magia para que vuelvan a aparecer en breve, sino que acostumbra a tu cuerpo a estar sano, saludable, adaptarse a tus necesidades y respetar tu forma de visa y fisionomía.