Es sorprendente la facilidad que tiene el ser humano para adaptarse a los cambios, en sólo 4 semanas no noto como si estuviese a régimen, he aprendido a comer menos y mejor!

Una semana más en la Operación Macizo…. y yo casi sin darme cuenta! Poco a poco más que operación se esta tratando de una ley de vida, y eso esta genial, porque es justo lo que quería, llevar un hábito de vida más saludable. En esta semana de nuevo no he pasado nada de hambre y he seguido bastante bien todo lo recomendado. Me he dado cuenta de que estaba en esta operación cuando he pensado, leñe, jueves, toca contar mis novedades! He aprendido a comer y a saciar el estómago sin llenarlo a tope.

He descubierto una nueva bondad de Nútryka y es que cómo te organiza el menú de toda la semana, tanto si cocinas tú como si cocina alguna otra persona en casa, están encantados de saber qué cocinar cada día. Platos variados y para todos y se ahorran el problema del ¿Y qué comemos mañana?

Además ya he comenzado en clases de esgrima, y así me obligo a mover el pandero dos veces en semana. He descubierto que el esgrima es increíblemente completo, se ejercitan casi todos los músculos del cuerpo y se potencia el equilibrio. Estoy encantado. también salgo a correr algunos días, aunque la mayoría de ellos me siento como ese último rinoceronte de la estampida de Jumanji…

Jamás pensé poder seguir una cosa así de manera tan cómoda y tan sencilla… de verdad os recomiendo que os informéis con Nútryka si queréis perder algo de peso (os recuerdo que la primera revisión es gratuita!).

E intentaré darme más brío en aquello de correr…