el poder del rosaNo, no quiero que os quitéis las manchas… ya sabéis que me encantan las chicas dirty, sino que evaluéis el impacto que un rosa bien escogido puede aportar a una portada.

Al principio me hizo dudar, un color que no es brillante ni apagado, ni alegre ni tristón, ni clásico ni rompedor… sino que vive en el limbo de colores que nos recuerdan que siempre han estado ahí, nunca despuntaron, pero nunca se fueron. Esos colores inmortales.

En este caso, tanto el impacto de la fotografía y la mirada – que ya sabéis que me vuelven loco las miradas – como la composición y la tipografía, considero que se trata de una portada redonda, donde se consigue igualar el impacto visual del peso de la imagen con las potentes letras. Contenido gráfico y textual compensado para hipnotizarnos.

Mona Johannessen fotografiada por Marcus Ohlsson para  Velvet. Abril de 2011.