El coche amarillo de Shia

Me ha gustado esta portada de Shia LeBeouf para la revista Details, realizada por Matthias Vriens para el número de agosto, me llama la atención por verlo conduciendo un taxi de esos típicos newyorkinos. Y si no es un taxi, lo parece completamente.

Esos filtros en la piel y los ojos, la luz, la barba tan perfectamente perfilada, la luz, los colores, el tupé, hasta las sombras. Si lo ve la gremial del taxi lo nombra patrón. Yo os aseguro que nunca he visto un taxista tan bien maqueado, pero bueno, tiene que haber de todo, como en botica.

Me gusta porque dota al protagonista de cierta sencillez – o será que yo estoy empeñado en ver sencillez en todo – pero creo que mostrarlo en una profesión tan usual, en vez de luciendo ropa de firma en lugares ociosos lo acerca más al público. Si encima este chaval es simpático, sencillo y natural, – así es como yo lo veo, no sé como lo veréis vosotros – esta portada donde Shia se convierte en taxista le ayuda a configurarse como el nuevo estereotipo de galán del siglo XXI, todoterreno pero sencillo.