Me ha encantado esta fotografía. Alguna que otra vez seguro que habéis visto a los novios, hermanos, padres, etc… o incluso amigas sin tanta paciencia, vagando junto a la/el shopaholicos como alma en pena deseando que decidan terminar la jornada de compras. Cosa que se magnifica aún más en periodo de rebajas. Incluso a mí, que me gusta la moda y no me molesta demasiado ir de tiendas, me ha pasado, y he terminado diciendo aquello de: Te espero en la puerta!

que esperar cuando estas esperando en la puerta de la tienda

Aquí vemos a un grupo de muchachos que no han sido capaces de seguir el ajetreado ritmo de la moda, esperando a que sus doñas abandonen un paraíso de rebajas para proseguir la marcha. Están nerviosos, casi jugando a la ruleta rusa: Si ellas han encontrado una buena ganga saldrán la mar de contentas, dispuestas a todo por su amor que las ha estado esperado en la puerta; por el contrario, si no había su talla, el precio les parecía abusivo o lo único que les ha entrado por el ojo es nueva temporada, lo que saldrá de la tienda es una bestia parda (o de leopardo, teniendo en cuenta la tienda que es) capaz de destriparlos con sus mejores reproches!

Se me ocurre que mientras podrían estar echando una partidita de cartas o un partidillo de baloncesto! Amigos de las grandes tiendas de moda, les regalo este ideón: coloquen pasatiempos en la puerta de sus locales. Muchos novios lo agradecerán! Ah, y bancos!

Pero chicos, no tenemos derecho a quejarnos. Reconócelo, cuando tu equipo favorito esta jugando un partido crucial pasa exactamente lo mismo a la inversa. Al fin y al cabo, aunque las mujeres sean de Venus y los hombres de Marte, las aficiones de ambos “planetas” pueden tener resultados muy similares.