En un periodo como el actual, las marcas tienden a radicalizar sus propuestas. ¡Seamos extremos!

¿Maturalismo? Extraña palabra… sí, se trata de un reciente concepto creado a partir de la unión de las palabras materialismo y madurez (en inglés), y aunque este amplio concepto aúna diferentes movimientos culturales y sub-tendencias, hace referencia en general a la búsqueda de la trasgresión como método inefable de captar la atención de un público que día a día se inmuniza ante mensajes comerciales. No se trata de ser exagerado, desagradable, grosero o maleducado, sino de formar la máquina de los límites sociales para posicionarse en la mente del consumidor. Como veis me ha salido un título del post muy maturalista.

Este tema, abordado ampliamente en el breafing de septiembre de la página internacional de tendencias TrendWatching se trata de una de las directrices sociales que aumentan actualmente. Como define dicho dossier, esto se debe a varios factores sociales que tiene reflejo en el mundo de las empresas, como la necesidad de desafío constante, la búsqueda de transparencia y claridad en un mercado global y competitivo donde las marcas tiene que convertirse casi en valores en sí mismo con el fin de llegar a las emociones.
A todo esto se le suma, como dijimos arriba, la inmunidad que el uso indiscriminado de publicidad ha producido en la sociedad, que es capaz de “esquivar” de forma casi inconsciente los métodos publicitarios, aunque bien es cierto que muchos teóricos afirman que esa relajación ante la publicidad facilita que eta entre en nuestro subconsciente.

Sea como fuere, las marcas quieren ofrecer algo impactante, trasgresor, nuevo, quieren ser los “Lady Gaga del mercado”.

Quizá no sirva para todos los mercados o todos los ámbitos de actividad pero la búsqueda de diferenciación a través de trasgresión se configura como una apuesta cada vez más utilizada en el mundo empresarial. TrendWatching pone algunos ejemplos de marcas o productos creados con este fin pero nosotros nos vamos a centrar en los referentes a los de moda y estilo.
En un mundo donde todo cambia cada 6 meses, o menos si tenemos en cuenta las colecciones crucero o los productos de marcas de moda que están fuera de temporada (colonias, etc…) la innovación y la trasgresión es un factor constante, por ese motivo encontrar cosas que despunten en este ámbito es harto complicado.
lochers1
El dossier de tendencias pone como ejemplo de Maturalismo los diseños de Nicole Locher, cuyas camisetas con frases como ““I Aint Your Fucking Sweetheart”, “Little Slut”, “Don’t You Fucking Look At Me” pero con un marcado estilo aniñado e incluso cursi intentan involucrarse con el ansia de “dulce transgresión” de su portadora.
 300 300 (1)
Ejemplos que marca el observatorio es la campaña de publicidad de Air New Zealand donde para mostrar claridad no dudaron en desnudar a su equipo y vestirlos únicamente con pintura corporal o las tarjetas de Julianna Holowkas en donde se te felicita con frases como “Hiciste el ridículo de la otra noche… Llámame si quieres los detalles” o ” Sé que no reciclas … Ten en cuenta esta advertencia”. Arriba podemos ver una muestra de su felicitación para el día de la madre.
Incluso Lady Gaga y su video Telephone tiene cabida en el informe que destaca el desorbitado abuso que tiene del product placement es decir la colocación de marcas y productos para que se vean a lo largo del video. Sea o no desorbitado, lo cierto es que el video ha tenido más de 32 millones de visitas, y sigue subiendo, así que quien apostó por colocar ahí su marca sin duda no se ha equivocado.
clip_image002
Otro muestra en este verano ha sido la línea ID de Levis, que ha creado tres tipos diferentes de pantalones para tres tipos de culos diferentes, y así de claro lo expone… porque no todos los culos fueron creados igual.
Esta claro que la trasgresión esta siempre presente en el mundo de la moda, o si no que se lo digan a la G depilada en la entrepierna de aquel anuncio de Gucci o los frascos de perfume que tapan la misma zona el algunos de Marc Jacobs, entre otras muchos ejemplos… todo ello sin hablar de campañas censuradas, criticadas o vilipendiadas por machistas, homofobas, racistas, etc.
Digamos que aunque la trasgresión siempre está de moda, en este 2010, está cada vez más presente y de forma más madura.