Antonio Ruiz www.brainhouseinstitute.com @neurobrainhouse / @Antonioruiz_f

“La moda no está hecha para embellecer a las mujeres, sino también para darles seguridad y confianza, y permitirles asumirse” esta frase de Yves Saint Laurent, disruptiva en estos tiempos quizás posea un gran porcentaje de verdad.

neurociencia moda (2)

¿Y si la moda nos sirviese también para favorecer procesos que realmente son elaborados en nuestra mente? Esa última piel, como definía Picasso que es nuestra moda y existe desde que el ser humano posee conciencia de su identidad y de la del “otro” es algo innato en nuestros esquemas mentales. Asimismo conceptos de atracción y percepción que han trasmitido a lo largo de la historia mensajes como la apariencia de salud, están estrechamente vinculados a la moda.

De esta forma nos damos cuenta de que cuando hablamos de moda, es algo más profundo que simples tendencias o desfiles de maniquíes, hablamos de estímulos sensoriales que llegan de forma consciente o subconsciente a través de nuestros sentidos provocando reacciones, comportamientos, actitudes sociales, evocando recuerdos y generando decisiones de compra.

Neurociencia moda

Antonio Ruiz con uno de los aparatos que se utilizan para medir en Neurociencia

Si no te quedaba claro es alucinante, es algo social. Ya en 1974, lo decía Baudrillard “La mecánica del mundo de la moda es un proceso social “no racional” con predominio emocional” Ojalá que este proceso social y emocional se pudiese medir, qué fascinante sería saber qué se produce en la mente de aquellos que ven una colección de ropa, ¿la cambiarías? ¿cómo interpreta la clienta tu último diseño en joyas? o ¿qué se está asociando al olor de tu ropa o local? Es casi magia, es como un sueño…….

Y si te dijera que eso hace 20 años que es posible y ahora más que nunca, analizar cómo es percibida esa última piel, es posible. Saber si llama la atención, si emociona de forma positiva o negativa, qué piensa el consumidor final pero sin que te pueda mentir, así es, se le puede preguntar al cerebro.

La neurociencia lo puede hacer. Conocer el motor de deseo subconsciente de las personas es un proceso cerebral que se realiza mediante una combinación de estímulos conscientes y subconscientes. Aunque nos empeñemos en racionalizar las cosas, cuantas veces has salido para comprarte un pantalón y has acabo comprando una camisa, o incluso las 2 cosas y dónde queda tu razonamiento, ¿por qué te has dejado llevar?, lo creas o no lo creas por la emoción, eso te lo explica la neurociencia.


Nos emocionamos con la moda, por supuesto que sí, es un flujo de sensaciones, afectos, activaciones cerebrales y percepciones, que se elaboran en nuestra mente como una matriz heterogénea de creatividad y esta gran matriz nos despierta una motivación de acercamiento y de intención de compra. Estos procesos entendidos como subconscientes pero necesarios para el funcionamiento cerebral son elaborados, quizás bajo el paradigma del inconsciente colectivo que se nutre del entorno cultural de donde inferimos información unidos a nuestras propias inclinaciones. Pero en cualquier caso se genera una tendencia global que es asumida por la mayor parte de ese colectivo.

Ya empresas de joyería en USA o de ropa están abrazando esta evolución en su paradigma de producción utilizando esta herramienta complementaria y diferencial, la neurociencia aplicada o el “neuromarketing”.

Gracias a la evolución de ese marketing sensorial que nos determinaba la música, el tacto, el olor o el color en cualquier objeto de moda complementado con la creatividad y la intuición, ahora lo complementamos con el conocimiento profundo de qué se produce en el cerebro de la personas .

Ahora que lo sabes ten cuidado y no te emociones mucho cuando vayas a comprar porque tu tarjeta va a temblar. Si te dedicas a la moda ¿querrías saber si tu colección tiene conexión emocional con el público? No es magia es neurociencia, en el próximo post seguiremos neuroneado…

neurociencia moda (3)