De una palabra malinterpretada y sus consecuencias…

Sinceramente, sabéis que desde este blog se apoya la belleza real – aparte de campañas de marketing – se aprecia la diferencia, la originalidad y el estilo más allá de tallas o de parámetros sociales de belleza impuestos. Por ese motivo, me parece que diversificar el posible impacto de otros morfotipos estéticos en la sociedad es un derecho y un deber. Valorar más que un físico una personalidad es siempre lo primordial, y dar cabida a físicos diferentes, que también pueden ser bellos, sugerentes, estéticos y trendys, es una necesidad.

Un gurú de la moda, como es Scott Schuman de The Sartorialist, un día decide llamar Curvy a una chica, y se lía parda ¿Por qué? Creo, fundamentalmente por dos motivos…

El primero, que la gente tiene miedo a las definiciones, se desea ser tan políticamente correcto que palabras como negro, gordo o flaco, están mál vistas. Me gustaría recordar que lo fuerte no está en la palabra, sino en la intención con qué se diga – y con ello siempre me acuerdo de un divertido grupo que rezaba así “Piropear con insultos “Hola Perra!” e insultar con piropos “Mira guapa…””. En este caso, ni siquiera se ha llegado a utilizar palabras tan “graves”, el concepto curvy en España se podría transformar en algo así como contorneada, maciza,  – o incluso jamona como he pensado al verla -aunque esto no se traduce igual a todos los países. Como se pregunta el fotógrafo en su web “what is the modern way to speak about size?”

En segundo lugar, se produce tal revuelo porque se cambia el punto de vista sobre lo que puede ser considerado bello. Como vemos, la foto de la nena nos muestra una chica espectacular pero saludable, muy alejada de modelos anoréxicas y flácidas. Me encanta ver esas piernas!  Yo le hubiera dicho jamona y me hubiera queda más ancho que largo, porque cuando ves algo que te gusta, no puedes más que recurrir al vocablo que más intensidad te provoca. Y eso no a todo el mundo le gusta, prefieren seguir pensando que la belleza está en la delgadez, y es absolutamente falso.

Respetando por supuesto a toda la gente delgada, gorda, alta, baja, fea, guapa, original o mainstream, hoy quiero romper una lanza por ella. Y como dijo el genio “I loved that she’s a bigger, curvier girl than most of the other bloggers who you see in the press and tend to represent the genre.” Viva la diferencia.