EL IGLÜ. MERCEDES BARRUTIA. / @MERBARRUTIA/WWW.MERCEDESBARRUTIA.COM

remedios navidad

¿Por qué no? Este año Papá Noel se ha adelantado y me ha traído una estupenda faringitis y de paso una otitis. ¿Qué más se puede pedir? Hombre, ya que las vamos a pasar canutas, ¿por qué no una serie de cenas familiares a las que además de bien vestido hay que llevar buena cara y una botella de vino?

Vienen mis padres, mi hermana con su marido y sus cuatro niños, los hermanos y la tía de mi chico, Papá Noel (y la madre que los parió)… Y yo voy y enfermo. ¿Qué puedo hacer? Lo primero, preparar un auténtico bolso-botiquín que ni la madre primeriza más histérica pueda superar: pañuelos de papel, couldina, antibiótico oral y en gotas para el oído, reparador labial para la zona irritada del bigote, suero en monodosis y spray nasal mentolado. El objetivo: poder respirar durante la cena. Este ha sido mi plan para esta Nochebuena. Una especie de gripe que todavía arrastro y espero soltar pronto.

maquiilaje

Una vez preparado el bolso-botiquín… ¡toca pensar qué ponerse! Tienes mal cuerpo, la ropa te molesta, el sujetador se te hinca, lo mismo tienes frío que un calor de muerte porque te sube la fiebre. Con esfuerzo y una buena capa, extendida con arte, de maquillaje de Bobbie Brown consigo tener buena cara. Me creo que me siento mejor y me lanzo con unos labios rojos por segunda vez en mi vida. Máscara para las pestañas, extensas y bien separadas, definidas. ¿Pero qué coño me pongo..?

labios y bufanda

zapatillasEl armario lleno y nada que ponerme, todo un clásico. Por fin me decido: me coloco una camisa transparente, pero nada más pensar en cenar así de mona, siento que me congelo y me cuelgan dos mocos que me dicen que es mejor abrigarse. Así que, sobre la camisa una rebeca negra y una gran bufanda roja que me hizo Puri, la amiga de mi madre. Pantalón estrecho, negro, segunda piel, casi no puedo moverme. Siento ganas de mandar a Papá Noel de vuelta a Laponia y ponerme en pijama. En el suelo, al lado de la cama… ahí está la respuesta a mis problemas…: ¡mis zapatillas nike! Con unos calcetines térmicos hasta la rodilla, ocultos bajo los pantalones, nada de hacer un supermán.

¿Qué más se puede pedir? Pero no tenéis que estar enfermos para combinar una ropa elegante con unas zapatillas deportivas, no. Es algo a lo que la gente le tiene respeto, pero nada como ir elegante y a la vez cómoda. Mi chico estuvo encantado con la idea y además reforcé la ilusión de su vida de ser rapero.

(Hablando de pantalones ajustados… el otro día un amigo hizo una de las mejores traducciones que he oído en mi vida. “Ya sé lo que significa que en las etiquetas del H&M ponga SLIM FIT”, dijo, “quieres decir que no hay cojones a moverse. Me he comprado unos pantalones muy bonitos para estar de pie”. Pero esto, es otra historia).

Por cierto, lo malo de tener que tomar antibióticos es que el vino… ¡ni probarlo!