SKINS®, marca líder en prendas deportivas de compresión, lleva el rendimiento hacía otro nivel con la introducción de una tecnología de protección solar en la nueva colección coldblack®, y que ha incorporado a su popular gama de prendas A400.

SKINS Coldblack

Llevada a cabo en los laboratorios internacionales Scholler, empresa ubicada en Suiza, la incorporación de la tecnología coldblack® se ha conseguido aplicando durante el proceso de fabricación de cada prenda un reflector y protector solar para repeler los rayos visibles e invisibles de la luz del sol. Esto proporciona una protección UV de factor 50 y una reducción de la temperatura corporal cinco grados inferior a la externa.

Estéticamente, la incorporación de esta nueva tecnología respecto a la colección A400 normal sólo reside en pequeñas costuras azules en las prendas. La nueva gama SKINS coldblack® estará disponible en las tiendas a partir de febrero de 2014.

SkinsMensColdblackLSLa introducción de SKINS coldblack® consigue que el cuerpo emplee menos energía para enfriarse por sí mismo. Por lo tanto, la persona que utilice estas prendas transpirará menos, se sentirá cómoda durante más tiempo y será capaz de desarrollar un mayor rendimiento físico. Asimismo, los beneficios existentes de la Compresión Dinámica Gradual que se incorpora en la prenda consigue disminuir las vibraciones de los grupos musculares clave, reducir el dolor después del ejercicio y acelerar la recuperación forzando más oxígeno a los músculos. La protección natural contra el calor que SKINS coldblack® proporciona significa, además, que el uso de colores más oscuros va a resultar más práctico en todas las condiciones.

SOBRE SKINS® – UNA MARCA NACIDA DE LA AMBICIÓN

En 1966 un astuto esquiador australiano tuvo una atrevida idea: desarrollar una prenda que mejorara el rendimiento deportivo y ayudara a la recuperación. Consultó con científicos de la NASA y otros expertos y estuvo 5 años diseñando, probando y poniendo a punto el producto antes de crear el primer par de mallas, que se lanzaron en Australia el año 2002.

La novedad de que SKINS® ayudaba a mejorar el rendimiento y a recuperarse mejor del esfuerzo se difundió rápidamente. Básicamente, porque te hace sentir y parecer un poco como un súper héroe. Los atletas profesionales fueron los primeros en utilizarlos pero más pronto que tarde el resto de aficionados al deporte lo hicieron también.

La empresa ha crecido rápidamente en la última década y continua liderando el segmento de rendimiento deportivo que creó, pero nuestra actitud no ha cambiado lo más mínimo. La filosofía de SKINS® es sencilla: mejorar radicalmente el mundo del deporte a partir de un par de mallas. Hablemos claro, cuando tienes un producto que está científicamente probado por numerosos estudios independientes, solamente tienes que decirlo como suena. Sin necesidad de hacer mucho ruido.

Actualmente las oficinas centrales de SKINS® están en Suiza pero las raíces australianas se mantienen en la oficina regional en Sidney. El crecimiento global nos ha llevado a abrir filiales en EE.UU, UK, Francia, Alemania y China y tenemos una extensa red de distribuidores que cubren la mayoría de países del globo.