Los complementos suelen ser la parte más importa de cualquier looks y complementos tan personales, interesantes y divertidos como los del Ojú illa son una apuesta segura para darle un toque de luz y color a tu vestuario. Si quieres conocer un poco mejor a Noelia Ballesteros, la alma pensante y creativa de Ojú illa no te pierdas esta entrevista dónde descubrimos de dónde viene y a dónde va, siempre con sus tocados y complementos.

entrevista tocados oju illa (2) Ojú illa. Un marcado aire andaluz! ¿De donde viene y a qué se debe?

Pues resulta que yo soy andaluza, aunque la idea del nombre de la marca fue de mi novio, que no lo es. Estábamos pensando en un nombre y como yo digo mucho lo de “ojú” e “illa”, pues a él se le ocurrió que se podría llamar así y a mí, desde el primer momento, me encantó. Mi ilusión es que quién vea lo que hago suelte un “Ojú” o cualquier expresión de sorpresa grata.

Tenéis una gama de productos muy extensa que va desde los tocados hasta los alfileres para boda. ¿Cuáles son los más difíciles de diseñar? y ¿de vender?

Pues los tocados son a los que dedico la mayor parte del tiempo. Realmente son mi pasión y lo que más complejo resulta en cuanto a diseño y combinación de materiales. A veces teng

o una idea en la cabeza pero no cuadra al darle forma y va mutando a medida que voy elaborándolo.

En cuanto a la dificultad para vender, los tocados se van poniendo de moda poco a poco, no sólo para bodas y eventos especiales, pero aún tenemos un largo camino para que muchas chicas se vayan soltando la melena y se decidan a ponerse un tocado para salir el fin de semana o simplemente para salir a la calle con un toque especial y colorido en su indumentaria.

– Son complementos hechos a mano, ¿lo consideramos artesanía? ¿Se industrializa alguna parte de la producción?

Está todo hecho a mano y diseñado por mí misma. Aunque para los bolsos coso a máquina muchas cosas, los patrones y diseño sí que son creación propia.

Qué va, no hay industrialización de ningún tipo. Tengo pensado clonarme en un futuro a ver si cunde un poco más el trabajo; pero, de momento, me voy conformando conmigo misma – comenta entre risas.

– ¿Cómo es tu proceso de trabajo como diseñadora? Inspiración, realización…

Continuamente busco fuentes de inspiración para crear nuevos modelos. Sonará un poco raro, pero a veces, viendo un cuadro, una peli o paseando por la calle, veo o pienso algo que me trae alguna idea para un diseño. Para que te hagas una idea, mi última fuente de inspiración fue una planta preciosa en una floristería.

– Últimamente parece que estamos viviendo el auge de los tocados… ¿Cuál es el secreto para lucir un buen tocado?

El secreto está en usar un tocado que te favorezca. A veces hay mujeres a las que le sienta muy bien un tipo de tocado, pero como les parece que es muy llamativo, prefieren otro más pequeño o discreto a pesar de que les sienta peor. Yo siempre digo a mis clientas que con 15 años se tienen muchos complejos y timideces, pero que ya cuando pasas la adolescencia debes liberarte de ese tipo de prejuicios y vestir como a ti te gusta sin pasar el día preocupándonos de opiniones ajenas.

entrevista tocados oju illa (1)

– Hablemos de precios… más a o menos, cuanto puede costar un tocado de Ojú illa?

El precio de los tocados suele oscilar entre los 40 y 75 euros. Todo depende del precio de los materiales utilizados y de las horas de trabajo empleadas en la elaboración.

– ¿Cómo debe ser la actitud de la chica Ojú Illa?

A una chica “Ojú illa” no le gusta esconderse y pasar desapercibida entre la multitud. Es alegre y no le tiene miedo a los colores ni a soltarse o cortarse la melena. Si el invierno o el mundo, en ocasiones, son grises, una se pinta el sol como sea.

– Qué planes de futuro tiene Ojú Illa. Hacía donde va o hacia dónde le gustaría ir.

Tengo muchos planes, muchísimos. Querría poder abarcarlos todos desde ya, pero lo cierto es que somos dos – su novio Luis y ella (Noelia) – y el presupuesto es limitado. Parecía sencillo al principio, pero “Ojú illa” no sólo implica coser, sino que están las fotos, el blog, redes sociales, ir a tiendas a presentar los complementos, participar en ferias, etc… Así que nuestro plan es seguir creciendo poco a poco y con buen paso para poder consolidar “Ojú illa” en el mercado del diseño.

Si quieres conocer más de Ojú illa puedes conocerlos a través de su genial blog, en el que sin duda, no podía faltar el color! Además puedes seguirla en su fanpage de Facebook.

Por supuesto, ecléchico no sólo apoya a los jóvenes/nuevos/inspiradores diseñadores, sino que también apoya fervientemente el uso del color.

Imágenes: Noelia Ballesteros de Ojú ílla