CAÓTICO MANHATTAN. RUBÉN MORÍN. HTTP://CAOTICORUBEN.BLOGSPOT.COM.ES/ @BAJO_MANHATTAN

te prequiero

A mí, que me gusta mucho hablar del amor, esta vez quiero hablar del tiempo antes de decir “te quiero“. Puede parecer algo sencillo; pero no, es algo mucho más complicado que el simple hecho de unir dos palabras.

Pongámonos en el caso de que conocen a alguien… Todo va genial: cuando quedan se ríen, se mandan mensajes de buenos días y buenas noches, van al cine, salen a pasear por ahí. En estos ejemplos, cada uno puede pensar en esas cosas que les hace sentir queridos y que hacen que una sonrisa se dibuje en sus caras.

tumblr_llk7chs4WR1qel4oco1_500

Vale, hasta aquí todo genial. El tiempo sigue avanzando y todo sigue yendo muy bien. Se quedan a dormir en su casa, conocen a sus amigos, ahora las películas que ven en casa sí las acaban… Entonces, llega la pregunta: ¿es muy pronto para decir “te quiero”? Los más románticos dirán que a eso no debemos darle tantas vueltas, que si lo sientes, lo dices y ya. Pero, ¿de verdad existe un tiempo determinado para empezar a querer a alguien? Quiero decir: llevo cinco meses con alguien, ¿es muy pronto para querer a esa persona? ¿Por qué? ¿Quién lo dice?

Supongo que la sociedad ha estipulado que es muy poco tiempo para querer a alguien, de verdad. Sin embargo, si llevo un año con una persona, entonces, sí es tiempo suficiente para poder quererla. Otra vez la misma pregunta de antes: ¿quién lo dice? La sociedad, de nuevo. Si se fijan, podríamos decir que somos como ovejas, en su caso guiadas por un pastor. Nosotros, guiados por un, vamos a llamarlo, “ente”. Estoy con alguien cuatro meses y no puedo quererlo; pero estoy con ese alguien un año y sí puedo quererlo.

¿No se supone que cada persona es un mundo?

To have and have notSi es así, yo puedo querer a alguien en un período de tiempo diferente al resto, y así con todos y cada uno de nosotros.

No, no existe un tiempo que determine cuando se puede empezar a querer a alguien. Simplemente pasa. Punto. Ojo, no digo que empieces a salir con alguien y al mes ya estés diciendo que lo quieres o pongas en todas las redes sociales lo mucho que lo amas… Eso huele un poco. Soy romántico, pero dentro de unos límites. El amor puede llegar cuando menos lo esperas, pero este mundo tampoco es una película Disney.

Por lo tanto, decir “te quiero”, en la gran mayoría de ocasiones, viene determinado por nuestro alrededor. ¿Nunca les ha pasado que han contado a sus amigos o sus familiares que quieren a alguien y que les digan que están locos?

Dramatización:
-Creo que lo quiero.
-“¡¿Cómo vas a quererlo tan pronto?! Anda, no digas tonterías y deja de ver tantas películas de amor”.

Espero no ser el único que haya vivido un diálogo parecido. Lo que quiero reivindicar es que no debemos sentirnos locos por querer a alguien si a los demás no les parece lo adecuado. Como diría Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo“. Nadie mejor que nosotros para saber lo que sentimos, lo que estamos viviendo al lado de ese alguien especial. Y que para los demás sea uno locura decir “te quiero” a los seis meses, para mí no lo es. Eso sí, tampoco abusemos de esas dos palabras mágicas. En el amor, en muchas ocasiones, menos es más.

Para terminar, y como diría Nati Abascal: “Yo quiero a todo el mundo“.