Nunca he sabido combinar bien diferentes telas vaqueras, o quizá sea que no le echo valor como para salir a la calle así.

Me parece una absoluta maestría la gente que es capaz de ponerse unos pantalones vaqueros y una camisa vaquera, o bolso, o zapatos, o chaquetas vaqueras, y combinarlo todo, y que quede armónico. Cuando yo lo intento me veo parcheado. Mal encuadrado y desigual. Si hay marcas que con esos preceptos han conseguido fama y repercusión mundial, a lo mejor lo primordial es dejarse de tonterías e inseguridades y empezar a mezclar el vaquero como nos venga en gana.

¡Arriba en Patchwork vaquero!

Foto: Jak&Jil