Una sonrisa, una mirada, o sacar la lengua puede transportarnos a un mundo pícaro, donde la ropa es lo de menos.

Lengua pícara

Puede ser el día que más desastrosa/o vas, ese día que no te apeteció peinarte, que se te olvidó la barra de labios, cuando saliste a comprar el pan en chándal, el que discutiste con la maquinilla de afeitar y con el peine…

A veces la ropa es lo de menos, puedes llevar incluso la de otro (como en el caso de la foto)… Simplemente y con naturalidad, ¡riéte de todo eso! Una mirada, una sonrisa cómplice o una sacada de lengua pícara furtiva hará que la ropa sea de lo menos

Imagen: Karolina Kurkova fotografiada por Nathaniel Goldberg (foto no publicada de 2007)