La imaginación y las ensoñaciones forman parte de nosotros de tal manera que lo mejor en muchas ocasiones es alzar la mirada al cielo y dejarnos llevar.

Pensar nunca fue tan bello

Me encanta esta foto. Me gusta no por lo que es – que también – sino por lo que representa. Que levante la mano quién nunca haya fantaseado, pobre de él/ella, que no sabe lo que se pierde.

Imaginar mundos imposibles, lejanos o cercanos, posibles pero difíciles, soñar con un amor que nos eleva, imaginar el trabajo de nuestros sueños, la frase que siempre hemos deseado decir, recrearnos en los detalles de saber que se puede ir mas allá. Imaginarnos que somos princesas, naranjas, bomberos o abogados – da igual, pero potenciar esa imaginación, esa imaginación que nos hace querer luchar, seguir adelante, esa imaginación que nos hace bellos y que nos hace brillar la mirada.