Isadora Duncan (2)

Isadora Duncan: original, tempestuosa y excéntrica, musa de artistas como Rodin , Cocteau, Clará… rompió los cánones en el mundo de la danza tradicional y marco estilo con sus túnicas.

Isadora Duncan (3)Any intelligent woman who reads the marriage contract, and then goes into it, deserves all the consequences.”

Mi lema es Sin límites.”

A principios del siglo XX con la fiebre del nuevo siglo la sociedad estaba cambiando y mucho tenían que ver los nuevos inventos y tecnologías: el automóvil, el cine, el teléfono y la luz eléctrica entre otras muchas relevantes novedades. Las artes plásticas habían cambiado drásticamente la forma de ver y plasmar la realidad, los impresionistas y sobre todo los postimpresionistas, Van Gogh, Gauguin y Toulouse Lautrec abrieron camino a finales del XIX a la nueva visión del arte, y en ese momento Picasso y el cubismo o Kandinsky y la abstracción. Aunque algo parecido – en menor escala -ocurrió con la música, la danza aún seguía dentro de unos cánones clásicos y muy rígidos. Isadora Duncan fue quién cambió los tutús y las zapatillas de ballet por los pies descalzos y las túnicas, la danza reglada por la libertad de movimientos, cuentos de hadas y princesas por emociones; y escenarios recargados por espacios casi vacíos.

En cuanto a su relación con la moda, fue muy fructífera su amistad con Paul Poiret. En unos años en que la moda se interesaba por el Orientalismo, vestuarios inspirados por lejanas culturas, turbantes y kimonos que ella fue de las primeras en vestir, así como la falda Hobble – que se estrechaba de tal manera que casi impedía a las mujeres caminar con normalidad, produciendo el efecto de llevar grilletes –.

Isadora Duncan (5) Isadora Duncan (9) Isadora Duncan (11)

Pero sin duda alguna con quién verdaderamente se identificó Isadora fue con el artista Mariano Fortuny (Granadino de nacimiento – Granada 1871-Venecia 1949). Diseñó chales con los que rindió homenaje a la antigua Grecia y Creta. Más tarde experimentó con tejidos plisados ​​que cubrían el cuerpo femenino. Una versión de su vestido Delphos patentado en 1909 fue usado con frecuencia por Duncan. La seda plisada minuciosamente fue un proceso secreto y los espectaculares colores eran producidos con tintes vegetales en lugar de la anilina cruda que era con lo que se teñía generalmente.

delphos 1 delphos 2 delphos 3 Delphos 4

Isadora Duncan (4) Isadora Duncan (1)

Isadora Duncan (16)Biografía: Nació en San Francisco en 1877 en una familia burguesa, tuvo una niñez solitaria (su padre abandonó la familia) muy marcada por las enseñanzas de su madre que le inculcó el arte y la cultura ; la familia viendo que San Francisco no ofrecía buenas perspectivas de futuro, se traslada a Chicago primero y luego a Nueva York donde Isadora se introduce en los círculos artísticos y la élite social, los Vanderbilt, los Astor…, la llaman para bailar en sus salones. Más tarde refiriéndose a este periodo diría: “los artistas son considerados como seres inferiores, como una especie de criados de alto estilo”.

En 1900 decide irse a vivir a Londres – con su madre y hermanos – y allí en el British Museum estudia arte y se impregna de la cultura griega a través de los relieves, esculturas y ánforas… que se convertirían en fuente de inspiración para su danza. Enseguida empezó a darse a conocer en Londres y después en toda Europa a través de sus coreografías que supusieron casi un shock en aquella sociedad. Aparecía con livianas túnicas casi transparentes que dejaban entrever su cuerpo y sus piernas; los pies descalzos, su melena pelirroja suelta y sin apenas maquillaje. Los movimientos, inspirados en los ritos dionisíacos de las bacantes griegas, hacía que el público acudiera a ver sus danzas con una mezcla de admiración y extrañeza. La década de los diez está marcada por su éxito en todo el mundo. Después de la revolución rusa, en 1921, acude a Moscú invitada por el gobierno bolchevique a fundar una escuela de danza aunque pronto se decepciona del régimen revolucionario; este periodo marcaría la cuesta abajo en su carrera. De vuelta a América se la acusó de bolchevique, sus espectáculos eran abucheados y la prensa arremetía con saña y hostilidad contra ella. Además había engordado y sus movimientos ya no tenían la soltura y gracia de antes.

Isadora Duncan (7) Isadora Duncan (12) Isadora Duncan (10)

Isadora Duncan (13) En el plano sentimental su vida fue muy agitada. Tuvo numerosos amantes, entre ellos Paris Singer, primogénito del magnate de las máquinas de coser con quien tuvo dos hijos sin estar casada con él. Estos niños, a los que adoraba, protagonizarían la gran tragedia de su vida cuando el coche que los llevaba cayó al Sena, muriendo los dos. Su único matrimonio fue con el poeta ruso Sergei Esenin , diecisiete años más joven que ella, personaje con numerosos trastornos mentales que acabaría suicidándose de un disparo en la cabeza, después de abandonarla.

Una mujer como Isadora Duncan , original , tempestuosa, generosa y excéntrica ,musa de artistas como Rodin , Cocteau, Clará… y artista ella también, que cambió el rumbo de la danza, toda una Diva en suma, no podía por menos que tener un final a su medida. Y así fue cuando, en su retiro de Niza, un atardecer de finales de verano que había quedado con un italiano, vestida de blanco con un chal larguísimo rosa pintado a mano, Isadora sube al bugatti de su joven acompañante. El coche rojo se pone en marcha mientras el chal en vez de inflarse con el viento se arrastra por el suelo y sus flecos se enroscan en los radios de una rueda tensando la seda y estrangulándola en el acto.  La muerte tal vez representó para ella la imprevista liberación de una desolada y odiada vejez.