Comprar en internet no siempre nos da toda la seguridad que queremos, no ya en cuanto al modo de pago, que es un tema a tratar aparte, sino por cuestiones cómo, esa falda será demasiado corta? ¿Esa camiseta quedara demasiado ceñida? o ¿me cerrará el cuello de esa camisa? ¿Qué talla escojo, la M o la L?

Las tiendas que ofrecen producto online se han dado cuenta de ello y actualmente casi todas incluyen una tabla de equivalencias en centímetros para evaluar qué medidas tiene la prensa, pero he encontrado esto y me ha parecido curioso…

Se llama Fits.me y se trata de un maniquí robot que puede adoptar casi toda forma corporal con el fin de ajustarse a las medidas exactas de la persona y poder probarle la prenda como si fuera el propio consumidor. Se trata de un maniquí articulado que amplia o reduce sus partes para equipararse a las medidas que se deseen.

Por lo pronto sólo existe el modelo masculino de torso, pero no me extrañaría que en breve se lanzara la versión femenina.

Este producto se creó en Estonia con la idea de evitar así la inmensa devolución de prendas que se producían cuando no quedaban bien al consumidor que las comprar y se ha convertido en un ingenio a nivel mundial que se ofrece a sitios de venta al por menor de ropa como un probador virtual.

Con una guía interactiva donde rellenar cada parámetro puedes comprobar cómo te quedara la camisa que tanto te gusta.